Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La pérdida de hielo se extiende por los grandes glaciares antárticos

Científicos han combinado casi un cuarto de siglo de observaciones para mostrar cómo los grandes glaciares antárticos están perdiendo altura en hasta siete metros por año.
Los datos de los satélites también trazan la forma en que este comportamiento de adelgazamiento se ha extendido por la longitud de los cauces de hielo.
Los glaciares afectados terminan en el Mar de Amundsen y son contribuyentes significativos a la subida global del océano. Sus nombres son Pine Island, Thwaites, Pope, Smith y Kohler.
En la actualidad, están descargando entre 120 y 140.000 millones de toneladas de hielo al año en el océano, lo que es suficiente para elevar las aguas del mundo entre 0.34 y 0.40 milímetros por año, más del 10% de la tendencia mundial.
La reducción de altura de los glaciares es probablemente el resultado del agua de mar cálida registrada alrededor de la Antártida en las últimas décadas. Esto socava los arroyos de hielo en el punto donde dejan de empujar a lo largo de la roca y empiezan a flotar. La erosión de esta "línea de tierra" hace que los glaciares se muevan más rápido.
"A medida que los glaciares se aceleran, tienen que tomar cada vez más hielo del interior para compensar la aceleración, lo que significa que adelgazan, pierden altura, como podemos detectar desde el espacio", explicó Hannes Konrad, del Centre for Polar Observation and Monitoring (CPOM).
"Y si no hay aumento de nieve y hielo en el interior, entonces este adelgazamiento migrará más y más glaciar arriba", dijo a BBC News este investigador de la Universidad de Leeds, que presenta el trabajo de su equipo en la Reunión de Otoño de la American Geophysical Union (AGU). Su estudio también acaba de ser aceptado para su publicación en la revista Geophysical Research Letters.
Combina por primera vez las observaciones altimétricas de cinco satélites operados por las agencias espaciales europeas y americanas desde 1992 hasta nuestros días.
Lo interesante de los datos son las respuestas individuales de los glaciares al ataque de fusión. Todos muestran adelgazamiento durante el período, pero los comportamientos están lejos de ser uniforme.
Eñ glqaciar Pine Island, que actualmente contribuye más a la elevación del nivel del mar que cualquier otra corriente de hielo en el planeta, adelgaza de manera constante y sin descanso. Está perdiendo 5 metros de altura cada año y el adelgazamiento se extiende hacia el interior en hasta 15 kilómetros por año a veces.
Thwaites, por otra parte, comenzó a descender su elevación más tarde que y lo hizo en dos amplios períodos. Su retraso y respuesta episódica significa que el adelgazamiento en Thwaites no se ha extendido tan lejos en el interior.
Probablemente, Pope, Smith y Kohler comenzaron a adelgazar antes que Pine Island y mostraron la mayor pérdida de altura: hasta 7 metros al año en la línea de tierra. Pero este comportamiento es mucho más lento en relación a extenderse a lo largo de los cauces de los glaciares.