Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Uno de cada diez padres no supervisa qué hace su hijo en Internet, pese a estar 'preocupados' por ello

Más de ocho de cada diez padres (el 86 por ciento) están preocupados por la seguridad de sus hijos en Internet y a más de la mitad les preocupa que sus hijos sean acosados o perseguidos (un 57 por ciento) o atraídos por un desconocido (un 60 por ciento) Sin embargo, uno de cada diez (11 por ciento) no supervisa nada de lo que hacen sus hijos en Internet.
De acuerdo con los nuevos datos del informe sobre ciberseguridad de Norton, una encuesta a cerca de 21.000 consumidores a nivel mundial, casi la mitad (el 48 por ciento) de los padres cree que sus hijos son más propensos a ser acosados en Internet que en el recreo del colegio. Además del ciberacoso, un 66 por ciento de los padres también temen que sus hijos se descarguen programas o aplicaciones maliciosas; y el 65 por ciento, que revelen demasiada información personal a desconocidos.
Sin embargo, a pesar de estas preocupaciones, la cuarta parte de los padres permite que sus hijos accedan a Internet de forma temprana (antes de los seis años de edad). Y mientras que la mayoría de los padres pone en práctica medidas preventivas para proteger a sus hijos en la Red, como limitar el acceso a ciertos sitios web y aplicaciones o permitir el acceso a Internet solo bajo su supervisión, más de uno de cada diez (el 11 por ciento) no hace nada al respecto.
"Los padres interpretan un papel fundamental en educar a sus hijos sobre los límites de los comportamientos seguros y aceptables en Internet. Un diálogo abierto sobre sus experiencias online es el primer paso en la protección de los niños en la red", explica el Head of Sales Iberia de Norton de Symantec, Roberto Testa.
"Internet es un recurso valioso para el desarrollo de los niños, y, hoy en día, nuestros hijos no conocen un mundo sin él. Evitar que los niños se conecten no es necesariamente la respuesta, de modo que animamos a los padres a que establezcan reglas de la casa sobre el uso de Internet en función de su edad y a que hablen con sus hijos sobre sus experiencias en la red", añade.