Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El océano ralentizó el calentamiento global de 1998 a 2013

La desaceleración de la tendencia mundial de calentamiento global entre 1998 y 2013 representó una redistribución de energía del sistema terrestre, con el océano absorbiendo el calor extra.
El fenómeno fue referido por algunos como el "hiato del calentamiento global". La temperatura media global de la superficie, medida por satélites y observaciones directas, se considera un indicador clave del cambio climático.
En un artículo publicado en Earth's Future, una revista de la Unión Geofísica Americana, el autor principal Xiao-Hai Yan de la Universidad de Delaware, Newark, junto con científicos del Laboratorio de Propulsión a Chorro y otras instituciones, aportan una nueva comprensión del fenómeno.
"El período de hiato da a los científicos una oportunidad para entender las incertidumbres en cómo se miden los sistemas climáticos, así como para llenar la brecha en lo que saben los científicos", dijo Yan.
"El examen de las observaciones oceánicas de la NASA ha proporcionado su propia y única contribución a nuestro conocimiento de las tendencias climáticas decenales y el calentamiento global", dijo la autora del estudio, Veronica Nieves, de JPL y la Universidad de California en Los Ángeles. "Los científicos tienen más certeza ahora de que el océano de la Tierra ha continuado calentándose continuamente a través del tiempo. Pero la tasa de calentamiento global de la superficie puede fluctuar debido a las variaciones naturales en el sistema climático durante períodos de una década o así".
"Para monitorear mejor el presupuesto de energía de la Tierra y sus consecuencias, el océano es más importante de considerar porque la cantidad de calor que puede almacenar es muy grande en comparación con la tierra o la capacidad atmosférica", dijo Yan.
Según el estudio, "posiblemente, el contenido de calor oceánico - desde la superficie hasta el fondo marino - podría ser una medida más apropiada de cuánto se está calentando nuestro planeta".