Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Educar a los niños para que no sufran les está "generando el miedo a sufrir"

depresión, angustia, miedo, niños, tristezacuatro.com

El doctor Fernando Sarráis (Mérida, 1958), licenciado en Psicología y especialista en Psiquiatría de la Clínica Universidad de Navarra y profesor de Psicopatología de la Educación y Psicología Social en la Universidad de Navarra, ha afirmado que "cuando educamos a nuestros niños para que no sufran les estamos generando el miedo a sufrir". El experto aconseja no hipertrofiar este sentimiento, porque es importante para que alcancen la madurez emocional.

El facultativo ha escrito el libro 'Madurez psicológica y felicidad' (EUNSA), en el que disecciona el parámetro de felicidad, cuyo secreto, ha dicho, reside en el interior de las personas, en la madurez psicológica. "Se puede ser físicamente muy adulto pero ser como niños por dentro, muy inmaduros", ha asegurado.
Según ha indicado, el libro da pistas sobre qué es la madurez y cuál es la razón de la inmadurez, "sabiendo que las personas maduras tienen muchas más posibilidades de ser felices". "Los inmaduros, que es una palabra del lenguaje vulgar, se han llamado de manera técnica, neuróticos", ha dicho, para añadir "las emociones negativas son las que dominan en personas neuróticas, es decir, inmaduras".
Preguntado si el problema de fondo es que vivimos en una sociedad esencialmente inmadura y por tanto, neurótica, el experto ha indicado que sí, que en esta "sociedad prima el placer". "Y el placer es sentirse bien para no sentirse mal, de manera que lo importante es el sentimiento, la afectividad, no la razón y la voluntad" ha expuesto, y ha afirmado que "cuando hipertrofiamos a nuestros niños para que no sufran, para que no se sientan mal, lo más probable es que les generemos el miedo a sufrir".
A su juicio, "la única manera de quitar el miedo a las cosas que hacen sufrir es sufrirlas". "El miedo a hablar en público se quita hablando en público. Si una persona se acostumbra desde pequeña a evitar las emociones negativas que le produce el mundo, de adulto le cuesta mucho más aprenderlo. Ahora mismo hay en psicología un término importado del inglés y que está muy de moda, la 'resilience' o 'resiliencia', es decir, ser resistente y fuerte, aguantar el impacto de lo negativo", ha explicado.
SABER SUFRIR
El doctor Fernando Sarráis ha señalado que "hay que aprender a sufrir con buen humor, con paz y alegría". "Los bebés, cuando tienen hambre o están sucios, lloran. A lo que hay que aprender, cuando se es adulto, es a estar contento cuando se tiene hambre y se está sucio. Las personas admirables sufren y nunca te dirán que han llevado bien ese sufrimiento. Sería vanidoso y orgulloso. Te dirán, 'he hecho lo que he podido'", ha apuntado y ha puesto el ejemplo de los montañeros, que "saben sufrir sin perder la paz y la alegría, que es la belleza interior, la belleza psicológica, la que tiene que ver con la afectividad".
El facultativo ha señalado que la madurez y la inmadurez tienen grados. "Una persona que es tremendamente inmadura, lo es siempre y en todo lugar. Una persona con cierto grado de madurez, la tiene en las situaciones positivas", ha señalado, para añadir que ¿cuándo se nota si la madurez es sólo superficial o profunda? Cuando el mundo es duro y difícil, cuando hace sufrir y más puede hacer descompensar a una persona".
"Una persona muy inmadura se descompensa incluso sin razones. La madurez verdadera aflora en las dificultades. Y en el fondo, la madurez tiene que ver con la libertad. El ser maduro es más libre internamente. El inmaduro lo es sólo de forma externa, superficial, epidérmica. La libertad interior consiste en dominar desde la voluntad las funciones psíquicas: imaginación, memoria, percepción, pensamiento y afectividad. La verdadera libertad es la interior", ha dicho.
"MANUALES VIVOS"
Sobre el manual para saber vivir, el experto ha indicado que "hay mucha gente que son manuales vivos, personas que son muy maduras". "La gente aprende por imitación. Se ponen tatuajes o piercings porque lo ven en los demás. De la misma manera, hay personas que te enseñan por su manera de vivir. En Internet encontramos 1.390.000 resultados para la búsqueda "madurez psicológica" y 7.030.000, en inglés. Hay mucha información, pero no hay interés", ha opinado.
Fernando Sarráis ha indicado que en el colegio y en la universidad hay muchas horas dedicadas a aprender las distintas materias de conocimiento, pero "no se enseña desde pequeño a quitar los miedos, las vergüenzas, a tener seguridad, confianza, autoestima...". "No se enseña a controlar las emociones", ha indicado, para comentar que "hay jóvenes que fuman su primer porro por no ser tachado de cobardes por el resto de sus amigos; actúan por miedo, y no se puede esperar a que algo ocurra y que pase el miedo". "Hay que trabajarlo día a día porque si esperas 10 años, ese miedo estará mucho más arraigado y será más difícil de eliminar", ha añadido.
Sobre la receta para tomar ese camino hacia la madurez, y por tanto, a la felicidad, el experto ha manifestado que "lo primero de todo es ser consciente de que hay un problema o, mejor dicho, una tarea" y "segundo, querer ser maduro". "Para eso hace falta tener un motivo: ser feliz y ayudar a los demás a ser feliz. Hay que convencer a la gente de que la felicidad es algo muy valioso y que, como todo lo que vale, cuesta mucho", ha indicado. En tercer lugar, ha afirmado que hay que "tomar el camino del esfuerzo, porque haciendo lo que uno debe para ser feliz, también se va a encontrar bien".