Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Menos de la mitad de los dispositivos Android tiene instalado un antivirus

El 22,5% de las redes Wi-Fi no son seguras porque usan cifrado obsoleto vulnerable, están desprotegidas o el usuario desconoce su protección
Menos de la mitad de usuarios de dispositivos móviles con sistema operativo Android tiene instalado un software antivirus, pese a que casi un 74% afirma contar él, según recoge un estudio elaborado por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y Sociedad de la Información (Ontsi), que gestiona la entidad pública Red.es.
El 'Estudio sobre la Ciberseguridad y Confianza en los hogares españoles' correspondiente al segundo semestre de 2016 apunta que las principales medidas de seguridad declaradas por los usuarios de dispositivos móviles son el software antivirus (73,7%), el uso de sistemas de desbloqueo seguro mediante PIN o patrón (71,2%) y bloqueo automático del dispositivo tras periodo de inactividad (62,6%).
Sin embargo, el ONTSI ha comprobado que los usuarios de Internet declaran utilizar en sus dispositivos móviles más medidas de seguridad de las que realmente emplean, ya solo el 49,1% de los dispositivos analizados disponen de antivirus y solo un 30,2% en cuanto al PIN, patrón, u otro sistema seguro de desbloqueo.
Por el otro lado, el informe también constata a partir de las encuestas realizadas a los hogares españoles que existe "una tendencia a la baja" en el uso de medidas de seguridad en los ordenadores personales a finales de 2016 en comparación con los datos del primer semestre de 2016.
En cuanto a las dos medidas de seguridad automatizables más utilizadas, un 72% dice usar programas antivirus y un 55,5% las actualizaciones del sistema operativo, frente al 74,3% y el 58,5% del primer semestre, respectivamente. Por su parte, el uso de cortafuegos desciende del 40,6% al 39,6%.
Además, apunta que se aprecia una tendencia similar en las medidas de seguridad no automatizables o activas, donde el uso de las dos más comunes, contraseñas y eliminación de archivos temporales y cookies, se sitúa a finales de 2016 en 55,7% y 43,6%, frente al 59,1% y 48,5% del primer semestre.
No obstante, al contrastar el dato real con el declarado por los usuarios se observa que, aunque menos del 40% de los internautas encuestados declara utilizar software cortafuegos en sus ordenadores, en realidad este tipo de programas se encuentra en el 93,1% de los analizados. Para los programas antivirus el dato real y el declarado son semejantes, el 77% frente al 72%, respectivamente.
El estudio también refleja que el 51,5% de las redes WiFi usa estándares WPA y WPA2, mientras que el 22,5% no son seguras, ya que un 7,6% utilizan cifrado WEP, obsoleto y fácilmente vulnerable; un 5,4% de los usuarios deja su red inalámbrica Wi-Fi desprotegida y el 9,5% desconoce su estado de protección.
NAVEGACIÓN Y USO DE INTERNET.
Por otro lado, el informe apunta que los usuarios de los servicios de banca y/o comercio a través de Internet mantienen buenos hábitos de comportamiento en general, cerrando la sesión al terminar la operación (91,6%), vigilando periódicamente los movimientos de la cuenta bancaria online (90,8%) o evitando el uso de equipos públicos o compartidos (87,1%), entre otros. En cambio, la tarjeta prepago o monedero es la medida menos utilizada entre estos usuarios (38,5%).
El Ontsi afirma que el uso de estos hábitos prudentes de seguridad minimiza el riesgo de consumación de un intento de fraude. En este sentido, destaca que en torno al 95% de los usuarios con buenos hábitos no sufrieron perjuicio económico.
Asimismo, también señala que el 64% de los usuarios de redes sociales configura su perfil para que solo sea accesible por sus amigos y contactos. Sin embargo, el 29% expone los datos publicados en su perfil a terceras personas y/o desconocidos, e incluso un 6,9% de los consultados declara desconocer el nivel de privacidad de su perfil.
Por su parte, el 39,2% de usuarios que se conecta a una red inalámbrica WiFi pública lo hace siempre que lo necesita y en cualquier lugar, exponiendo la confidencialidad e integridad de sus datos.
El estudio también recoge que el 64,2% de los usuarios encuestados declara haber sufrido algún incidente de seguridad, siendo los más frecuentes la recepción de correos electrónicos no solicitados -spam- (86,4%) y los virus informáticos u otros códigos maliciosos (24,9%).
En cuanto al dato real detectado, se observa que el 63,9% de los ordenadores analizados presentaba virus y en la mayoría de los casos (53,7%) el usuario no se había percatado. Igualmente, en el 17,4% de los dispositivos Android escaneados se detectó presencia de malware y gran parte de sus usuarios no lo detectaron (14,6%).