Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desarrollan un sistema para calcular el nivel del dolor

La fragilidad del cerebro humanoEFE

La temperatura corporal se puede medir, pero el dolor no. El médico pregunta al paciente cuánto le duele, pero no sabe exactamente qué nivel alcanza un dolor crónico, por ejemplo. Un reciente estudio demostró que a través de escáneres cerebrales es posible determinar un patrón de actividad neuronal que podría abrir una puerta para diagnosticar y tratar el dolor.

El estudio de la Universidad de Colorado, en EE.UU reveló que el dolor provocado con altas temperaturas excita un determinado patrón de actividad neuronal que podría ser la clave para un mejor diagnóstico y tratamiento de todo tipo de dolor en el futuro.
Bastaría que el médico supiera con exactitud cuál es el nivel del dolor para que prescribiera el analgésico adecuado en la dosis correspondiente, según publicó el portal médico Science.
Los investigadores han demostrado, a través de resonancias magnéticas, que ciertas áreas del cerebro -incluyendo la corteza cingulada anterior, la corteza somatosensorial, y el tálamo- se activan cuando las personas experimentan dolor.
"Muchas personas sufren de dolor crónico y no siempre se puede diagnosticar. Vemos la investigación como una manera de confirmar que el dolor existe", explicó Tor Wager, neurocientífico de la Universidad de Colorado y director del estudio.
En la investigación participaron  114 personas que se sometieron a una serie de pruebas. En una de estas se les aplicaba calor en el brazo (lo suficientemente fuerte para que sintieran dolor, pero no tanto para provocarles quemaduras).
Los escáneres registraron cambios en la actividad cerebral a través del flujo sanguíneo y ordenadores fueron programados para generar patrones de estas lecturas.
En uno de los experimentos involucraron a participantes que recientemente habían perdido una relación amorosa seria y se sentían intensamente rechazados.
Se les mostraba una imagen de sus exparejas y luego una imagen de un buen amigo. Los investigadores encontraron patrones cerebrales diferentes para el dolor emocional y  para el dolor físico.
Muchos estudios han determinado que ciertas áreas del cerebro revelan la presencia de dolor. Sin embargo, el nuevo trabajo es el primero en desarrollar una marca combinada de una serie de señales que pueden ser utilizadas para medir la intensidad de esta sensación.
Los científicos dicen que este estudio también podría ayudar al desarrollo de nuevos medicamentos analgésicos y hacerlos menos adictivos.