Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El rover marciano europeo necesita 400 millones de euros más

Los países miembros de la ESA se reunirán la semana que viene en Lucerna (Suiza) para aprobar una inversión adicional de 400 millones de euros en colocar una rover en la superficie de Marte en 2021.
Con un presupuesto inicial de más de 1.300 millones de euros, esta es la suma adicional necesaria para terminar la construcción del vehículo ExoMars, que sería lanzado en un cohete ruso en agosto de 2020 y aterrizaría en el planeta rojo ocho meses más tarde.
Una revisión técnica acaba de concluir que el proyecto se está ejecutando conforme a su último programa, pero sólo puede avanzar con la financiación completa, informa la BBC.
El vehículo se está diseñando con la capacidad de perforar hasta 2 metros por debajo del terreno polvoriento de Marte para buscar evidencia de actividad microbiana.
David Parker, director de vuelo espacial humano y exploración robótica de la ESA, dijo que las delegaciones de los estados miembros de la agencia habían estado expresando un fuerte apoyo para el proyecto en el período previo a la reunión de Lucerna.
"El rover sigue siendo científicamente convincente porque no hay otra misión planeada para ir por debajo de la superficie de Marte, dañada por la radiación y que habría destruído cualquier vida pasada o presente", dijo.
El robot de seis ruedas es la segunda parte de una misión de dos fases, ExoMars, que Europa está llevando a cabo con los rusos.
La primera fase acaba de colocar un satélite (la Trace Gas Orbiter)para estudiar la atmósfera de Marte en órbita alrededor del planeta, y un aterrizador en forma de disco (Schiaparelli) que se estrelló por un fallo mínimo del sistema de navegación iniercial en la compleja operación de aproximación al suelo de Marte.
Los ingenieros de la ESA dicen haber aprendido de este fracaso para lograr el éxito en la misión de 2021.