Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Menos 'malware', pero más peligroso

Los ciberdelincuentes han pasado a diseñar sistemas más inteligentes y avanzados en lugar de un gran número de amenazas

La producción de malware se ha desacelerado, creciendo a un ritmo menor que en los meses precedentes. Sin embargo, los expertos han alertado sobre el aumento de la peligrosidad de los virus que se están produciendo.
G Data ha publicado su último estudio sobre malware, en el que han descubierto una tendencia que no se esperaba. El crecimiento vertiginoso del nivel de malware experimentado en los últimos años ha perdido velocidad y se ha ralentizado con respecto a los últimos análisis.
El número de nuevas amenazas no es pequeño ya que se han registrado 1,38 nuevos programas maliciosos en el primer semestre del año.
Sin embargo, el crecimiento de virus con respecto al semestre anterior es de un 4 por ciento, lo que es un incremento inferior a lo que venía siendo habitual.
Desde G Data han explicado que en los últimos años se habían acostumbrado a apreciar crecimientos muy elevados de nuevo malware entre los distintos meses. Sin embargo, la concienciación de los usuarios parece que está obligando a los ciberdelincuentes a apostar por la "calidad" en lugar de la cantidad.
"El código malicioso se había convertido en una forma de hacer dinero fácil y ha experimentando espectaculares crecimientos. Pero las víctimas potenciales han ido tomando conciencia de las amenazas, adoptando ciertas precauciones y evitando las estafas más sencillas.
Esto parece que ha tenido efecto y solo aquellos creadores de malware capaces de adaptarse a estas nuevas circunstancias serán capaces de lograr sus objetivos", ha explicado el experto en seguridad Eddy Willems.
De esta forma, se ha pasado a diseñar sistemas más inteligentes y avanzados en lugar de un gran número de amenazas.
Los expertos de G Data han coincidido en afirmar que el código aparecido este año ha dado lugar, sin ninguna duda, a amenazas más inteligentes y sofisticadas, sugiriendo una evolución similar a la explicada por Darwin en su teoría de la selección natural.
"Adaptarse rápidamente a las nuevas circunstancias refleja de forma más o menos fiel la famosa teoría de la evolución formulada por Charles Darwin", ha comentado Willems.
LOS ATAQUES CLÁSICOS ERAN "RELATIVAMENTE SENCILLOS"
Como ejemplo de esa sofisticación y adaptación de los virus, en G Data han citado el ejemplo de la rápida evolución de los troyanos bancarios. "La gran mayoría de los ataques clásicos eran relativamente sencillos.
Se limitaban a solicitar a la víctima que accedía a sus servicios de banca online una serie de datos confidenciales que eran enviados al atacante", han asegurado desde la compañía.
Sin embargo, los últimos ejemplares de troyanos bancarios destacan por ser capaces de sobrevivir en el tiempo gracias a múltiples versiones a partir de su código fuente.
Además, el equipo de G Data ha destacado que estos troyanos cuentan con métodos más sofisticados, que permiten que las estafas tengan lugar si la interacción con la víctima.
De la misma manera, el malware para Android puede ser otra muestra de la nueva estrategia de los cibercriminales. "En 2011, la mayor parte del malware para dispositivos móviles tenía como objetivo conseguir dinero fácil y rápido y se alojaba en websites o mercados de terceros.
En 2012 representa la aparición de aplicaciones completamente nuevas capaces de contener todo tipo de funciones maliciosas ocultas", han destacado.
Esa sofisticación, que sustituye a la cantidad, ha tenido otros ejemplos como FlashBack, que en los últimos meses puso en peligro a miles de usuarios de Apple. Se trata de virus más peligrosos por sus posibilidades.
De cara al futuro, los expertos de G Data han afirmado que el crecimiento de los programas maliciosos irá estabilizándose mientras que su grado de sofisticación y peligrosidad irá en aumento.
"Calculo que habrá una media de 2,5 a 3 millones de nuevas amenazas por año y que, de alguna forma, la calidad triunfará sobre la cantidad de ahora en adelante.
Tiene sentido si tenemos en cuenta que los internautas tiene una conciencia cada vez mayor de las amenazas y son más precavidos cada día. Para tener éxito, los ciberdelincuentes van a necesitar invertir más tiempo y esfuerzo creativo", ha finalizado Eddy Willems.