Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU juzga a Apple por pactar precios de los eBooks

Una aplicación permite guardar las firmas de los autores en los ebookEFE

Apple se enfrenta este lunes a un juicio tras las acusaciones de las autoridades federales y estatales de conspirar con las editoriales para subir el precio de los libros electrónicos. El juicio enfrenta al fabricante de los populares iPad e iPhone contra el Departamento de Justicia de EE.UU. en un caso que pone a prueba cómo los minoristas de Internet interactúan con los proveedores de contenido.

"Este caso va a establecer efectivamente las reglas para el comercio por Internet", ha asegurado uno de los exdirectores de políticas de la Comisión Federal de Comercio de EE.UU., David Balto,
El Departamento de Justicia presentó su caso contra Apple y cinco de los seis mayores editores de libros en Estados Unidos en abril de 2012. En la demanda se les acusa de conspirar para aumentar los precios de libros electrónicos y romper los precios de Amazon.com.
Apple va al juicio solo después de que las cinco editoriales acordaron eliminar las prohibiciones de los descuentos al por mayor y al pago de un colectivo de 164 millones dólares (126 millones de euros) para beneficiar a los consumidores. Las cinco editoriales eran Penguin Group de Pearson Plc, HarperCollins Publishers de News Corp., Simon & Schuster de CBS Corp, Hachette Book Group y MacMillan.
El gobierno de EE.UU. no está buscando daños sino una orden de bloqueo de Apple por incurrir en una conducta similar. Sin embargo, si Apple es considerado culpable, todavía podría enfrentarse a daños en un juicio por separado con los fiscales generales estatales y los consumidores.
"EVIDENCIA DIRECTA"
En base a un comentario del presidente del tribunal en la audiencia final antes del juicio, Apple podría enfrentarse a una batalla cuesta arriba. "Creo que el gobierno va a ser capaz de demostrar mediante pruebas directas en el juicio que Apple participó y organizó a sabiendas una conspiración para subir los precios de los libros electrónicos", aseguró el juez de distrito Denise Cote el pasado 23 de mayo.
Mientras que los comentarios sugirieron que Apple podría ser inteligente para buscar una solución, según aseguro el presidente ejecutivo Tim Cook en una entrevista el pasado martes en la conferencia All Things Digital, Apple "no va a firmar algo que diga que hicimos algo que no hicimos".
Apple podría estar calculando si las futuras demandas por daños y perjuicios en los Estados y las demandas colectivas valen la pena para ir a juicio, según ha asegurado el profesor de derecho en la Universidad Estatal de Pennsylvania, John Lopatka. "Apple podría pensar: 'Podemos perder en primera instancia, pero también podemos convencer a un tribunal de apelación de que el juez caracterizó erróneamente las pruebas", ha dicho Lopatka.
"MERCADO EN CRISIS"
En 2009 los editores estaban preocupados por los bajos precios de los libros electrónicos que resultan del dominio de Amazon.com, que lanzó su eReader Kindle en 2007.
Al mismo tiempo Apple se preparaba para lanzar su iPad y estaba estudiando la apertura de una tienda de libros electrónicos, por lo que Apple estaba entrando en un "mercado en crisis", con la creciente tensión entre los editores y Amazon.
Amazon, que no quiso hacer comentarios, vendía el 90 por ciento de todos los eBooks en 2009. Estaba comprando libros al por mayor y en ocasiones los vendían a pérdida, estableciendo un precio de 9,99 dólares, con el objetivo de promover su Kindle.
El Departamento de Justicia sostiene que la entrada de Apple en el mercado proporciona a los editores un medio para llegar en conjunto a un aumento de los precios.
Ante la sugerencia de Hachette y HarperCollins, el gobierno afirma que Apple comenzó a considerar un modelo de agencia en la que los editores fijan el precio y Apple recibe un porcentaje fijo.
El exCEO y cofundador de Apple, Steve Jobs, quien murió en 2011, le dijo a su biógrafo: "Les dijimos a los editores: 'Vamos a ir a la agencia donde se establece el precio y tenemos nuestro 30 por ciento, y sí, el cliente paga un poco más, pero eso es lo que usted quiere de todos modos". El Departamento de Justicia dijo que Apple proporcionaba garantías a los editores para que sus rivales se unieran.
Apple dice que no estaba al tanto de los esfuerzos de los editores por conspirar antes de entrar en el mercado y dijo que cuando lo hizo, actuó de forma independiente. También sostiene que como consecuencia de la introducción de la iBookstore, los precios han caído más que resucitado de entre los 7,97 dólares de media a los 7,34 dólares.
PROBLEMA MÁS GRANDE
Para el Departamento de Justicia, muchos de sus objetivos se han logrado, gracias a los acuerdos con las editoriales, que levantaron las restricciones a los descuentos y promociones de los minoristas de libros electrónicos. Esos acuerdos ya han bajado los precios para los consumidores, ha dicho el departamento. Pero el gobierno puede estar apuntando a un problema más grande, ha asegurado el profesor de derecho en la Escuela de Derecho Lewis & Clark, Geoffrey Manne.
Entre otras cosas, la demanda del gobierno busca declarar que determinadas disposiciones de los acuerdos entre Apple y los editores son inaplicables.
Estas disposiciones, conocidas como cláusulas de "naciones más favorecidas", a condición de que si otras tiendas online de libros venden los libros a precios más baratos, entonces Apple podría reducir sus precios. El gobierno ha dicho que esto proporcionó un incentivo para que los editores suban los precios en otros comercios.
Tipos similares de estas cláusulas han sido claves en otras industrias de contenidos como la música y la televisión, donde los proveedores de contenido tienen un papel en la fijación del precio. También se han convertido en un punto de discusión en ciertas comunidades antimonopolio, ha dicho Manne, y una victoria del gobierno podría "enviar un mensaje muy fuerte" sobre su uso.
"Si el gobierno gana este caso, sería porque el tribunal por alguna razón determina que estas cláusulas son más un perjuicio para la competencia que una ayuda", ha dicho.