Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los impactos de asteroides ayudan a crear nichos de vida

Científicos que estudian el cráter de Chicxulub han demostrado cómo los grandes impactos de asteroides deforman las rocas de una manera que puede producir hábitats para la vida temprana.
Hace unos 65 millones de años, un asteroide masivo se estrelló contra el Golfo de México causando un impacto tan grande que la explosión y los subsiguientes efectos detonadores aniquilaron alrededor del 75 por ciento de toda la vida terrestre, incluyendo la mayoría de los dinosaurios. Esto se conoce como el impacto Chicxulub.
En abril y mayo de 2016, un equipo internacional de científicos emprendió una expedición en alta mar y perforó parte del cráter de impacto Chicxulub. Su misión era recuperar muestras de las crestas rocosas interiores del cráter - conocido como el "anillo de pico" - perforando de 506 a 1.335 metros por debajo del moderno fondo marino para entender más sobre el antiguo evento cataclísmico.
Ahora, los investigadores han llevado a cabo el primer análisis de las muestras de núcleo. Ellos descubrieron que el impacto millones de años atrás deformó las rocas del anillo del pico de tal manera que las hizo más porosas, y menos densas, de lo que cualquier modelo había predicho previamente.
Las rocas porosas proporcionan nichos para que los organismos simples se acomoden, y también habría nutrientes disponibles en los poros, desde el agua circulante que habría sido calentada dentro de la corteza terrestre. La Tierra Temprana fue constantemente bombardeada por asteroides, y el equipo ha inferido que este bombardeo también debió haber creado otras rocas con propiedades físicas similares. Esto puede explicar en parte cómo la vida se apoderó de la Tierra.
El estudio, publicado en la revista Science, también confirma un modelo de cómo se formaron los anillos de pico en el cráter de Chicxulub y cómo se pueden formar anillos de pico en cráteres en otros cuerpos planetarios.
El nuevo trabajo del equipo ha confirmado que el asteroide, que creó el cráter Chicxulub, golpeó la superficie de la Tierra con tal fuerza que empujó rocas, que en ese momento estaban a diez kilómetros bajo la superficie, más abajo aún y luego hacia fuera. Estas rocas entonces se movieron hacia adentro otra vez hacia la zona del impacto y entonces hasta la superficie, antes de colapsar abajo y hacia fuera otra vez para formar el anillo máximo. En total movieron una distancia total aproximada de 30 kilómetros en cuestión de unos pocos minutos.
La profesora Joanna Morgan, autora principal del estudio del Departamento de Ciencias de la Tierra e Ingeniería del Imperial College London, dijo: "Es difícil creer que las mismas fuerzas que destruyeron a los dinosaurios también pueden haber jugado un papel, mucho antes en la historia de la Tierra, en los primeros refugios para la vida temprana en el planeta. Esperamos que más análisis de las muestras de núcleo proporcionará más información sobre cómo la vida puede existir en estos entornos subterráneos".