Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ESA capta imágenes de Adamas Labyrinthus, el laberinto de Marte

La nave Mars Express de la ESA captó el 21 de junio un sistema de depresiones y mesetas en forma de laberinto, que se considera el lecho de un antiguo océano. Así, muestra parte de una región conocida como Adamas Labyrinthus, que se encuentra en Utopia Planitia en las tierras bajas del norte de Marte. En este caso, los bloques de forma aleatoria varían en tamaño de 5 a 20 kilómetros de diámetro y están separados por canales transversales con anchos de hasta 2 kilómetros.
El patrón es similar al observado en algunas localizaciones submarinas en la Tierra, apoyando la idea de que este paisaje marciano resulta de la deposición de sedimentos de grano fino en un océano.
La formación de tales polígonos con canales circundantes ha sido atribuida a una serie de procesos variados, incluyendo el colapso por gravedad, la expulsión de fluido de los sedimentos porosos a medida que se compactan, una baja fricción entre los sedimentos que resulta en la pérdida de masa y la actividad tectónica local que extiende y separa los bloques. La topografía subyacente también puede jugar un papel.
Una idea de la escena que se muestra en Marte es que las suspensiones de sedimentos se depositaron durante una inundación catastrófica en una superficie rica en hielo y se contrajeron en los polígonos a medida que los sedimentos se compactaron y expulsaron sus fluidos.
Posteriormente, la actividad tectónica y la sublimación gradual de los hornos enterrados podrían haber causado el ensanchamiento y la profundización gradual de los canales entre los polígonos gigantes.
Según la ESA, los materiales helados ciertamente desempeñaron un papel en la aparición de esta región en algún momento: los cráteres de impacto más grandes muestran mantas características de "escombros" que indican calentamiento y fusión de una capa de hielo subsuperficial en el momento del impacto.
Además, algunos de los canales muestran depósitos oscuros, que pueden ser capas de cenizas que se revelan desde debajo de una cubierta de hielo cubierto de polvo, mientras las pendientes orientadas al sol se calientan suavemente. La resolución es de unos 15 metros por píxel y las imágenes están centradas a 39ºN / 101ºE.