Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los homínidos tempranos de 'Paranthropus' tenían dietas más suaves de lo que se creía

El análisis de los patrones de desgaste en los dientes fósiles de homínidos de África oriental sugiere que las dietas de 'Paranthropus aethiopicus' y 'Paranthropus boisei' eran más suaves de lo que se pensaba, según un estudio publicado este miércoles en la revista 'Plos One', por Laura Mónica Martínez, de la Universidad de Barcelona, y sus colegas.
Dos especies del género 'Paranthropus' de los primeros homínidos, 'P. Aethiopicus' y 'P. Boisei', coexistieron durante algún tiempo con especies tempranas de 'Homo', incluyendo 'H. Ergaster', pero parecen haber tenido dietas diferentes. El análisis isotópico previo ha apoyado la teoría de que mientras que 'H. Ergaster', que tenía mandíbulas y dientes relativamente pequeños, consumía mucha carne, las especies de 'Paranthropus', que tenían mandíbulas y grandes molares con vastas superficies de masticación, podrían haberse especializado en comer una alta proporción de plantas C4 fibrosas y abrasivas.
Sin embargo, el examen de los patrones de desgaste de las superficies de pulido de los dientes de los homininis no ha apoyado esta teoría. Los autores de este estudio intentaron resolver esta discrepancia reuniendo datos adicionales sobre el desgaste de los dientes, examinando rasguños microscópicos en las superficies de los dientes de la mandíbula o post-caninos de 167 especímenes fósiles de 'Paranthropus' y especies de 'Homo' tempranas de sitios en Etiopía, Kenia y Tanzania.
Los investigadores descubrieron que, contrariamente a la evidencia isotópica previa, los patrones de desgaste en las superficies de los dientes de la mandíbula de 'P. Aethiopicus' y 'P. Boisei' indican que sus hábitos alimenticios "no implicaban masticar cantidades significativas de alimentos abrasivos", sino que estas especies pudieron haber comido plantas C4 menos abrasivas y fárgiles, lo cual sería coherente tanto con la evidencia isotópica como dental.
Mientras tanto, los patrones de raspado encontrados en los dientes de 'H. Ergaster' sugieren que comieron alimentos más abrasivos de lo que se esperaba, lo que podría indicar que las especies de 'Homo' tempranas también experimentaron un cambio de dieta a las plantas C4 a medida que evolucionaban. Este estudio aporta valiosas pruebas adicionales sobre la evolución y composición de las dietas de las especies 'Paranthropus' y 'Homo' a lo largo del tiempo, según sus autores