Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La historia de los fósiles de 'Acanthostega' de 360 millones de años reescribe el paso a la tierra de los tetrápodos

Un equipo internacional de investigadores revela en la revista 'Nature' que los fósiles de 360 ??millones de años de edad del tetrápodo 'Acanthostega', una de las icónicas formas de transición entre peces y animales de la tierra, no son adultos sino jóvenes. Esta conclusión, que se basa en las exploraciones de alta resolución del escáner sincrotrón de rayos X de huesos de las extremidades fósiles, arroja nueva luz sobre el ciclo de vida de 'Acanthostega' y la llamada conquista de la tierra por los tetrápodos.
Los primeros tetrápodos del Devónico (hace entre 419 y 359 millones de años) fueron los primeros animales vertebrados que se aventuraron hacia la tierra. El paso de agua a la tierra debe haber afectado a todos los aspectos de la biología de estos animales, pero hasta ahora no ha habido ningún intento serio de investigar sus historias de vida: cuánto tiempo vivían, si tenían una etapa juvenil acuática y así sucesivamente. Esqueletos bien conservados son raros y simplemente se ha asumido que representan a los adultos.
La localidad más rica de tetrápodos del Devónico es un denominado depósito masivo de 'Acanthostega' muertos, descubierto en 1987 en Groenlandia por Jennifer Clack, uno de los autores del estudio, donde decenas de esqueletos yacen embalados como sardinas en una lata. Parece que todos los tetrápodos murieron juntos cuando una pequeña corriente dentro de un "delta interior" (como el moderno Okavango en Botswana) se secó.
El equipo de este trabajo, formado por expertos de la Universidad de Uppsala, en Suecia, la Instalación Europea de Radiación Sincrotrón (ESRF, por sus siglas en inglés), en Francia, y la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, decidió buscar en la historia de vida de estos fósiles mediante la investigación de la estructura interna de su húmero (hueso de la extremidad superior).
"Usando el tremendo poder de los rayos X del sincrotrón, hemos sido capaces de acceder a los detalles microscópicos en estos densos especímenes como en cortes histológicos reales, pero sin dañar estos fósiles únicos", dice Paul Tafforeau, del ESRF. Las estructuras microscópicas en los huesos de estos tetrápodos fósiles están casi perfectamente conservadas.
"Al igual que un árbol que crece, un hueso de una extremidad está marcado por los ritmos estacionales y establece anillos de crecimiento anuales. Estos anillos de crecimiento, que se pueden ver tanto en fósiles como tetrápodos vivientes, tienen carácter informativo sobre el desarrollo y la edad del individuo", dice Sophie Sánchez, la autora principal de la publicación, que trabaja en la Universidad de Uppsala y el ESRF.
LOS INDIVIDUOS JÓVENES VIVÍAN EN EL AGUA
El potente haz de rayos X de la ESRF reveló que todos los fósiles estudiados de 'Acanthostega' eran individuos inmaduros, a pesar de que tenían al menos seis años de edad y probablemente más. Su crecimiento todavía no había comenzado a decaer, ya que lo hace en la madurez sexual.
Además, los investigadores demostraron que la pata delantera cartilaginosa de 'Acanthostega' se mantuvo hasta finales de su desarrollo. En contraste con el hueso, el cartílago es un tejido no mineralizado, elástico y demasiado débil como para permitir que las patas delanteras sostengan el peso del cuerpo del animal fuera del agua.
"Esto sugiere que el depósito masivo de 'Acanthostega' muertos representa un grupo de juveniles acuáticos que incluyen pocos o ningún adulto", dice Per Ahlberg, de la Universidad de Uppsala. Por tanto, la pregunta que se plantea y que todavía no se ha aclarado es dónde vivían los 'Acanthostega' adultos.
El movimiento hacia la tierra tetrápodo fue sin duda uno de los cambios adaptativos más radicales de la historia evolutiva de los vertebrados. "Nuestro estudio proporciona una primera visión de las características de la historia de vida de un tetrápodo temprano. Tenemos la intención de realizar un análisis más completo de la historia de vida de los primeros tetrápodo sque debería tener un impacto significativo en las teorías sobre la terrestrialización del tetrápodo representadas en todos los libros de texto", concluye Sophie Sánchez.