Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El guepardo corre deprisa hacia la extinción

Guepardotelecinco.es
El animal terrestre más rápido del mundo, el guepardo (Acinonyx jubatus), corre hacia el borde de la extinción a menos que se adopte una acción urgente de conservación a gran escala.
Un estudio dirigido por la Sociedad Zoológica de Londres (ZSL), Panthera y la Sociedad de Conservación de Vida Silvestre (WCS), revela que sólo 7.100 guepardos permanecen en todo el mundo, lo que representa la mejor estimación disponible para la especie hasta la fecha.
Además, el guepardo ha sido expulsado del 91% de su rango histórico. Las poblaciones de guepardos asiáticos han sido las más afectadas, con menos de 50 individuos que permanecen en un territorio aislado de Irán, según el estudio, publicado en PNAS.
Debido a la dramática disminución de la especie, los autores del estudio piden que el guepardo sea reclasificado de "vulnerable" a "amenazado" en la Lista Roja de especies amenazadas de la UICN. Normalmente, se otorga mayor apoyo, priorización y atención internacional a la conservación de especies de fauna silvestre clasificadas como 'En Peligro', en esfuerzos para evitar la extinción inminente.
Sarah Durant, autora principal y Jefe de Proyecto para el Programa de Conservación a Distancia del Guepardo, dijo: "Dada la naturaleza reservada de este gato esquivo, ha sido difícil reunir información sobre la especie, que revela una peligrosa situación pasada por alto. Nuestros resultados muestran que los grandes requerimientos de espacio para el guepardo, junto con la compleja gama de amenazas que enfrenta la especie en la naturaleza, significa que es probable que sea mucho más vulnerables a la extinción de lo que se pensaba anteriormente ".
Aunque es reconocido por su velocidad y manchas, el grado de persecución que los guepardos soportan tanto dentro como fuera de las áreas protegidas es en gran parte desconocido. Incluso dentro de parques y reservas vigiladas, los guepardos rara vez escapan a las amenazas omnipresentes del conflicto entre humanos y animales silvestres, la pérdida de presas debido a la caza excesiva de personas, la pérdida de hábitat y el tráfico ilícito de piezas de guepardo y el comercio como mascotas exóticas.
Para empeorar las cosas, el 77% del hábitat del guepardo cae fuera de las áreas protegidas. Sin restricciones por los límites, los amplios movimientos de la especie debilitan la protección y amplían su vulnerabilidad a las presiones humanas. De hecho, en gran medida debido a las presiones sobre la vida silvestre y su hábitat fuera de las áreas protegidas, la población de guepardos de Zimbabwe se ha desplomado de 1.200 a un máximo de 170 animales en tan sólo 16 años, lo que representa una asombrosa pérdida del 85% de los guepardos del país.