Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La fabricación de cada 'smartphone' supone una emisión a la atmósfera de una media de 30 kilogramos de CO2

La fabricación de cada 'smartphone' emite a la atmósfera una media de 30 kilogramos de CO2, lo que extrapolado al mercado español supone un impacto de 600.000 toneladas de CO2 al año, antes incluso de estrenar los terminales.
Enviar un email, navegar por Internet o compartir una foto a través del móvil también tiene un impacto en el medioambiente según advierte Back Market, que asegura que este es un hecho del que los usuarios españoles son cada vez más conscientes, lo que lleva a que intenten reparar su teléfono antes que comprar uno nuevo.
De acuerdo con el estudio de Back Market sobre las tendencias de consumo de 'smartphone' en España, elaborado por Deloitte, el 60 por ciento de los consumidores en nuestro país prefiere reparar su teléfono y seguir utilizándolo antes que comprar uno nuevo, al no observar grandes novedades entre su dispositivo actual y los nuevos terminales que salen al mercado.
"Los usuarios estamos cambiando de mentalidad y cada vez tardamos más en sustituir nuestro teléfono. Hasta hace no mucho tiempo, cambiábamos de móvil cada año y medio. Hoy en día aguantamos con el mismo terminal una media de 30 meses, aunque el ciclo de vida útil de estos dispositivos puede alcanzar los siete años", señala Thibaud de Larauze, CEO de Back Market.
La plataforma 'online' Back Market vende teléfonos reacondicionados como alternativa a los terminales nuevos que salen al mercado. Esto supone --según la compañía-- una reducción del impacto de estos dispositivos en el medioambiente, evitando la producción de 115 toneladas de CO2. "Cada vez que los usuarios compran en nuestra plataforma pueden ver los kilogramos de CO2 que están evitando al medioambiente", concluye De Larauze.