Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un experto de la NASA sugiere tener listo un interceptor de asteroides

Los seres humanos están desesperadamente desprevenidos ante la amenaza por sorpresa de un asteroide o un cometa, afirma Joseph Nuth, investigador del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la Nasa.
En una intervención ante la reunión anual de la American Geophysical Union, en San Francisco, Nuth se refirió a cómo los humanos pueden desviar los peligros cósmicos que se precipitan hacia la Tierra. "El mayor problema, básicamente, es que no hay mucho que podemos hacer al respecto en este momento". En este sentido, recomienda que la NASA construya un cohete interceptor para usarlo si es preciso, y una nave de observación.
Nuth señaló que los asteroides grandes y potencialmente peligrosos y los cometas son extremadamente raros, en comparación con los pequeños objetos que ocasionalmente explotan en el cielo de la Tierra o golpeam su superficie.
"Pero por otro lado, hay eventos de nivel de extinción, cosas como el asesino de los dinosaurios, que se reproducen cada 50 a 60 millones de años de diferencia, esencialmente. Podríamos decir, por supuesto, que hay una previsión, pero hay un margen de azar en cuanto a ese momento", dijo.
Los cometas siguen caminos lejanos de la Tierra, pero a veces se adentran en la vecindad terrestre. Nuth dijo que la Tierra tuvo un "encuentro cercano" en 1996, cuando un cometa aberrante voló a Júpiter, y luego de nuevo en 2014, cuando un cometa pasó "a una distancia cósmica de Marte". Ese segundo cometa sólo fue descubierto 22 meses antes: no había suficiente tiempo para lanzar una misión de deflexión, si hubiera estado en un curso para la Tierra.
"Si nos fijamos en el 'timing' de las naves espaciales de alta fiabilidad, se necesitan cinco años para lanzar una misión. Tuvimos 22 meses de advertencia total".
La Nasa estableció recientemente una oficina de defensa planetaria, y Nuth ha recomendado que la agencia construya un cohete interceptor para guardarlo, con pruebas periódicas, junto a una nave espacial observadora. Nuth dijo que la NASA podría reducir ese calendario de cinco años a la mitad, pero que incluso reducir ese cronograma en un trimestre sería un gran avance, informa The Guardian.
Un cohete almacenado y listo para lanzar dentro de un año, sin embargo, "podría mitigar la posibilidad de un asteroide furtivo que viene de un lugar que es difícil de observar, como del sol", dijo.
Nuth enfatizó que él y sus coautores no hablan por los administradores de la Nasa, y que la misión requeriría una petición al Congreso y su aprobación.