Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La española Smartick, el método de aprendizaje matemático online, una de las 15 mejores startups de 2016

Smartick es un método de aprendizaje 'online' de matemáticas para niños de 4 a 14 años que está cambiando el paradigma de la enseñanza y que ha sido elegida como una de las 15 mejores 'startups' mundiales de 2016 por el jurado de The Next Web.
Un método de origen español que está mejorando las matemáticas de niños de todo el mundo: ocho de cada diez alumnos mejora su nota en la asignatura de matemáticas y un 94% incrementa su capacidad de cálculo, lógica y resolución de problemas, según detallan sus responsables en nota de prensa. En apenas cinco años en el mercado, miles de niños de 54 países (10.000 en España) han pasado por el método.
El cofundador de Smartick, Javier Arroyo, fue invitado para presentar en Brooklyn esta aplicación. "Desarrollamos la tecnología más avanzada en el mundo en el campo de la Inteligencia Artificial con algoritmos de Machine Learning", explica. "Esto nos permite estudiar el comportamiento de los alumnos, crear un plan de estudios personalizado para cada uno y ajustar en tiempo real el contenido de los ejercicios para retarles sin frustraciones", añade.
Arroyo pudo explicar que el objetivo de la 'startup' es cambiar el paradigma del aprendizaje de las matemáticas desde las edades más tempranas, lo que evitará las altas tasas de fracaso escolar en algunas zonas y potenciará a los niños más brillantes. En definitiva, "dotar a los niños de una herramienta muy poderosa como es la fluidez con las matemáticas, indispensables para blindar su futuro en un mundo tan tecnológico como el que vivimos".
Smartick consiguió formar parte de The Next Web después de haber pasado un riguroso proceso de selección que la situó en primera ronda como una de las 60 mejores. Finalmente, la votación del jurado hizo que se situara entre las 15 mejores, un mérito que garantizaba la presentación de su método ante los asistentes al congreso.