Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un encuentro entre galaxias acaba con un agujero negro casi desnudo

El radiotelescopio Very Long Baseline Array (VLBA) ha revelado restos de una galaxia que se adentró en otra más grande, y de la que apenas escapó el agujero negro supermasivo a gran velocidad.
Estas galaxias son parte de un grupo de galaxias a más de 2.000 millones de años luz de la Tierra. El encuentro cercano, hace millones de años, despojó a la galaxia más pequeña de casi todas sus estrellas y gas. Lo que queda es su agujero negro y un pequeño remanente galáctico de sólo unos 3.000 años luz de ancho. A modo de comparación, la Vía Láctea tiene aproximadamente 100.000 años luz de ancho.
El descubrimiento se realizó como parte de un programa para detectar agujeros negros supermasivos, millones o miles de millones de veces más masivos que el Sol, que no están en los centros de las galaxias. Los agujeros negros supermasivos residen en los centros de la mayoría de las galaxias. Se cree que las galaxias grandes crecen devorando compañeras más pequeñas. En estos casos, se espera que los agujeros negros de ambos orbiten entre sí, eventualmente fusionándose.
LO NUNCA VISTO
"Estábamos buscando órbitas de pares de agujeros negros supermasivos, con una compensación del centro de una galaxia, como evidencia reveladora de una fusión de galaxias anteriores", dijo James Condon, del Observatorio Nacional de Radio Astronomía de Estados Unidos. "En cambio, encontramos este agujero negro huyendo de la galaxia más grande y dejando un rastro de escombros detrás de él", añadió. "No hemos visto nada como esto antes", dijo Condon.
Los astrónomos comenzaron su búsqueda usando el VLBA para obtener imágenes de muy alta resolución de más de 1.200 galaxias, previamente identificadas por grandes estudios celestes hechos con infrarrojos y radiotelescopios. Sus observaciones de VLBA mostraron que los agujeros negros supermasivos de casi todas estas galaxias estaban en los centros de las galaxias.
Sin embargo, un objeto, en un grupo de galaxias llamado ZwCl 8193, no encajaba en ese patrón. Otros estudios mostraron que este objeto, llamado B3 1715 + 425, es un agujero negro supermasivo rodeado por una galaxia mucho más pequeña y más débil de lo que cabría esperar. Además, este objeto se está acelerando lejos del núcleo de una galaxia mucho más grande, dejando una estela del gas ionizado detrás de él.
Los científicos concluyeron que B3 1715 + 425 es lo que ha quedado de una galaxia que pasó a través de la galaxia más grande y fue despojada de la mayoría de sus estrellas y gas arrancado por el encuentro: un agujero negro supermasivo 'casi desnudo'.
"En mil millones de años más o menos, probablemente será invisible", dijo Condon. Eso significa, señaló, que podría haber muchos más objetos que sobraron de encuentros galácticos anteriores que los astrónomos no pueden detectar.
Los científicos seguirán buscando, sin embargo. Están observando más objetos, en un proyecto a largo plazo con el VLBA. Dado que su proyecto no es crítico en el tiempo, explicó Condon, usan "tiempo de relleno" cuando el telescopio no está en uso para otras observaciones.