Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La publicidad será enviada directamente al cerebro

pasajero tren,cuatro.com

La empresa alemana Sky Deutschland se une a la empresa de publicidad BBDO para crear una nueva tecnología que transmite anuncios directamente desde las ventanas de los trenes al cerebro de los pasajeros. El mecanismo funciona a través de las vibraciones que salen de las ventanas y que llegan al cerebro mediante conducción ósea, una técnica que transmite vibraciones al cráneo.

El mecanismo funciona a través de las vibraciones que salen de las ventanas y que llegan al cerebro mediante conducción ósea, una técnica que transmite vibraciones al cráneo.
El cerebro convierte esas vibraciones en sonido y transmite la información al oído interno. Por lo tanto, el sonido parece "provenir del interior de la cabeza del usuario".
Las dos compañías han creado un vídeo explicativo para que pueda entenderse mejor cómo funciona este nuevo sistema publicitario. El vídeo muestra a los pasajeros de un tren alemán sorprendidos al escuchar anuncios que les instaban a descargar la app Sky Go en sus 'smartphones'.
BBDO ha asegurado a Mashable que los pasajeros que han probado el proyecto piloto "quedaron sorprendidos y todos disfrutamos de esta nueva forma de publicidad".
BBDO también aseguró que esta tecnología podría ser utilizada más allá de la publicidad: por ejemplo, para distribuir música, entretenimiento, información sobre el transporte, el clima, etc. Esta tecnología de conducción ósea ya se ha utilizado en otros dispositivos de transmisión como auriculares y audífonos.
Aunque los creadores de la tecnología afirman que estos mensajes no son molestos, ya que solo los escucha el pasajero que apoye la cabeza en el cristal, no se sabe hasta que punto esto es cierto, ya que estas vibraciones podrían convertir la cabeza del pasajero en una especia de altavoz por el que se escucharan los sonidos, molestando así al resto de pasajeros.
Además, no todo el mundo está de acuerdo con esta nueva medida publicitaria, y algunos pasajeros ya han lanzado comentarios, afirmando que "este sistema supondría una violación de la privacidad y el descanso de cada persona".