Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ruido del tráfico dificulta la capacidad de los búhos salvajes para detectar a sus presas, según un estudio

Un equipo de investigadores de la Escuela de Agricultura, Silvicultura y Productos Forestales del Instituto de Investigación de la Universidad de Hokkaido y la California Polytechnic State University ha encontrado que el ruido del tráfico reduce hasta un 89 por ciento la eficiencia de forrajeo de búhos salvajes.
Los científicos analizaron cómo los diferentes niveles de este tipo de ruido afectan a la eficiencia de la caza del depredador nocturno, que emplea un agudo sentido auditivo para localizar a sus presas en la oscuridad.
Así, a medida que las redes de transporte se desarrollan rápidamente en todo el mundo, las preocupaciones se han elevando sobre los efectos adversos del ruido del tráfico de animales salvajes, en particular los llamados 'depredadores acústicos', que dependen de su agudo sentido de la audición para atrapar a sus presas.
Sin embargo, aunque es difícil observar las actividades de forrajeo de los búhos salvajes durante la coche, la hipótesis de que el ruido del tráfico reduce la eficiencia de la caza de depredadores acústicos no fue probado hasta antes de este estudio.
El equipo de investigadores desarrolló un sonido de crujido para una presa artificial con el fin de atraer a los búhos y, de este modo, facilitar la observación de las actividades de caza durante la noche de las aves.
Desde diciembre de 2014 hasta marzo 2015, el equipo realizó experimentos en 103 ubicaciones en el norte de Japón, donde pasan el invierno búhos. En los experimentos, los investigadores examinaron las actividades de alimentación de un total de 78 búhos (45 búhos de orejas cortas y 33 búhos de orejas largas), durante la reproducción de diferentes niveles de ruido de tráfico y el sonido de una presa artificial.
El equipo estima que los efectos del ruido del tráfico sobre la capacidad búhos para detectar a sus presas se extiende hasta 120 metros de una carretera, lo que es más lo que se pensaba. Un estudio anterior utilizando los murciélagos en cautiverio mostró que sus actividades de alimentación se vieron afectados con un alcance de unos 50 metros de una carretera.
"Los cambios de comportamiento en los depredadores acústicos pueden alterar las interacciones entre la presa y depredadores, y posiblemente tener consecuencias negativas en el ecosistema entero --ha afirmado Futoshi Nakamura, uno de los co-autores en la Universidad de Hokkaido-- Es necesario otros mecanismos, con el fin de desarrollar medidas para reducir el impacto del ruido del tráfico en los depredadores acústicos".