Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El destino de la Tierra dentro de 5.000 millones de años es incierto, según un estudio

El futuro de la Tierra cuando el Sol acabe convertido en una gigante roja, cien veces más grande que su tamaño actual, es incierto, de acuerdo con el estudio de una estrella similar.
Utilizando el radiotelescopio más potente del mundo, un equipo internacional de astrónomos se ha propuesto buscar respuestas al destino final de nuestro planeta en la estrella L2 Puppis. Hace 5.000 millones de años, esta estrella era muy similar al Sol como lo es hoy.
"Dentro de 5.000 millones de años, el Sol se habrá convertido en una estrella gigante roja, más de cien veces más grande que su tamaño actual", dice el profesor Leen Decin, del Instituto KU Leuven de Astronomía. "También experimentará una pérdida de masa intensa a través de un viento estelar muy fuerte. El producto final de su evolución, a 7.000 millones de años vista, será una pequeña estrella enana blanca. Será del tamaño de la Tierra, pero mucho más pesado : Una cuchara de té de materia de enana blanca pesa unas 5 toneladas".
Esta metamorfosis tendrá un impacto dramático en los planetas de nuestro Sistema Solar. Mercurio y Venus, por ejemplo, serán envueltos por la estrella gigante y destruidos.
"Pero el destino de la Tierra todavía es incierto", continúa Decin. "Ya sabemos que nuestro Sol será más grande y brillante, por lo que probablemente destruirá cualquier forma de vida en nuestro planeta, pero ¿el núcleo rocoso de la Tierra sobrevivirá a la fase de gigante roja y continuará orbitando a la enana blanca?"
Para responder a esta pregunta, un equipo internacional de astrónomos observó la estrella evolucionada L2 Puppis. Esta estrella está a 208 años luz de distancia de la Tierra. Los investigadores utilizaron el radiotelescopio ALMA, que consta de 66 antenas de radio individuales que forman un gigantesco telescopio virtual de 16 kilómetros de diámetro.
"Descubrimos que L2 Puppis tiene unos 10.000 millones de años", dice Ward Homan, del Instituto KU Leuven de Astronomía. "Hace 5.000 millones de años, la estrella era un gemelo casi perfecto de nuestro Sol como lo es hoy, con la misma masa. Un tercio de esta masa se perdió durante la evolución de la estrella".
A 300 millones de kilómetros de L2 Puppis - o dos veces la distancia entre el Sol y la Tierra - los investigadores detectaron un objeto que orbitaba la estrella gigante. Con toda probabilidad, este es un planeta que ofrece una vista previa única de nuestra Tierra dentro de 5.000 millones de años.
Una comprensión más profunda de las interacciones entre L2 Puppis y su planeta proporcionará información valiosa sobre la evolución final del Sol y su impacto en los planetas de nuestro Sistema Solar. Si la Tierra finalmente sobrevivirá al Sol o será destruida aún no está claro. L2 Puppis puede ser la clave para responder a esta pregunta.