Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un nuevo descubrimiento rompe creencias sobre el origen de la Tierra

La Tierra y otros objetos planetarios formados en los primeros tiempos del Sistema Solar comparten orígenes químicos similares, un hallazgo que rompe creencias sobre el origen de la Tierra.
Audrey Bouvier, profesora de cosmoquímica en la Western University de Canadá, hizo el descubrimiento en colaboración con Maud Boyet del Laboratorio de Magmas y Volcanes en la Universidad Blaise Pascal, en Francia.
Con datos obtenidos a través de espectrometría de masas de ionización térmica, Bouvier y Boyet han demostrado que la Tierra y otros objetos extraterrestres comparten los niveles iniciales de neodimio-142 (142a) --uno de siete isótopos que se encuentran en el elemento químico neodimio-- ampliamente distribuido en la corteza de la Tierra y comúnmente utilizado para imanes en productos comerciales como micrófonos y auriculares.
En 2005, se detectó una pequeña variación de Nd142 en condritas, meteoritos rocosos que se consideran componentes esenciales de la Tierra y las rocas terrestres. Estos resultados fueron ampliamente interpretados como una diferenciación temprana del interior de la Tierra (incluida la corteza y el manto) y dichas condritas en los primeros 30 millones de años de su historia.
Estos nuevos resultados de Bouvier y Boyet muestran que las diferencias en Nd142 estaban de hecho ya presentes durante el crecimiento de la Tierra y no se introdujeron más tarde, como se creía.
"Cómo se formó la Tierra y qué tipo de materiales planetarios tomaron parte en esa formación son asuntos que han intrigado a generaciones de científicos", ha señalado Bouvier. "Y estas nuevas mediciones isotópicas de meteoritos dan respuesta a cuestiones interesantes acerca de nuestros orígenes y lo que hizo a la Tierra tan especial", ha agregado.
Mediante el uso de mediciones técnicas ampliamente mejoradas, Bouvier y Boyet dedujeron que objetos meteoríticos diferentes que se encuentran en el Sistema Solar incorporaron los elementos neodimio (Nd) y samario (Sm) con composiciones isotópicas ligeramente diferentes. Estas variaciones en los isótopos estables muestran también que el Sistema Solar no fue uniforme durante sus primeros tiempos y que materiales formados a partir de generaciones anteriores de estrellas se incorporaron en diversas proporciones a los bloques de construcción de planetas.