Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Se descubre la segunda generación de estrellas del Universo

Astrónomos de la Universidad de Notre Dame han identificado lo que creen que es la segunda generación de estrellas, arrojando luz sobre la naturaleza de las primeras estrellas del universo.
Una subclase de estrellas CEMP (carbon-enhanced metal-poor), son estrellas antiguas que tienen grandes cantidades de carbono pero poco de metales pesados como el hierro, comunes a las estrellas de la generación posterior. Grandes estrellas de primera generación formadas por hidrógeno puro y helio produjeron y expulsaron elementos más pesados por los vientos estelares durante sus vidas o cuando explotaron como supernovas. Esos metales -algo más pesados que el helio, en el lenguaje astronómico- contaminaron las nubes de gas cercanas a las que se formaron las nuevas estrellas.
Jinmi Yoon, un asociado de investigación postdoctoral en el Departamento de Física; Timothy Beers, de la Cátedra Notre Dame de Astrofísica; y Vinicius Placco, un profesor de investigación en Notre Dame, junto con sus colaboradores, muestran en los hallazgos publicados en el Astrophysics Journal esta semana que las estrellas de menor metalicidad, las más químicamente primitivas, incluyen grandes fracciones de estrellas CEMP.
Las estrellas CEMP, que también son ricas en nitrógeno y oxígeno, son probablemente las estrellas nacidas de las nubes de gas de hidrógeno y helio que estaban contaminadas por los elementos producidos por las primeras estrellas del universo.
"Las estrellas CEMP que vemos hoy, al menos muchas de ellas, nacieron poco después del Big Bang, hace 13.500 millones de años, de un material casi totalmente no contaminado", dice Yoon. "Estas estrellas, ubicadas en el sistema halo de nuestra galaxia, son verdaderas estrellas de segunda generación, nacidas de los productos de nucleosíntesis de las primeras estrellas".
ES IMPROBABLE QUE ALGUNA DE LAS PRIMERAS TODAVÍA EXISTA
Beers dice que es improbable que alguna de las primeras estrellas del universo todavía exista, pero se puede aprender mucho sobre ellas a partir de estudios detallados de la segunda generación de estrellas.
Los autores utilizaron datos espectroscópicos de alta resolución reunidos por muchos astrónomos para medir las composiciones químicas de alrededor de 300 estrellas en el halo de la Vía Láctea. Más elementos pesados formados a medida que surgen generaciones posteriores de estrellas continúan aportando metales adicionales, dicen. A medida que nacen nuevas generaciones de estrellas, incorporan los metales producidos por generaciones anteriores. Por lo tanto, cuanto más metales pesados contiene una estrella, más recientemente nació. Nuestro sol, por ejemplo, es relativamente joven, con una edad de sólo 4.500 millones de años.