Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ESO desarrolla un sistema de óptica adaptativa que permite captar imágenes "increíblemente precisas de la galaxia"

El Observatorio Europeo Austral (ESO) ha transformado un telescopio VLT (Very Large Telescope) en uno "completamente adaptativo", que permite captar imágenes "increíblemente precisas de galaxias y nebulosas planetarias", después de más de una década de planificación, construcción y pruebas, según ha informado el organismo.
La nueva instalación de óptica adaptativa AOF (de Adaptic Optics Facility) ha visto su primera luz con el instrumento MUSE, formando así uno de los sistemas tecnológicos "más avanzados y potentes jamás construidos para la astronomía terrestre", tal y como ha asegurado el observatorio.
Las correcciones aplicadas por el sistema AOF "mejoran de forma rápida y continua" la calidad de imagen al concentrar la luz para "formar imágenes más nítidas", permitiendo a MUSE "resolver los detalles más finos y detectar estrellas más tenues, algo que antes no podía hacer", según han explicado del ESO.
Según ha explicado el gestor del proyecto AOF, Robin Arsenaut, el nuevo sistema es "esencialmente equivalente" a elevar el VLT unos 900 metros, por encima de la capa "más turbulenta de la atmósfera". "Antes, si queríamos imágenes más nítidas, habríamos tenido que encontrar un sitio mejor o usar un telescopio espacial, pero ahora, con el sistema AOF, podemos crear condiciones mucho mejores sin movernos del sitio y por una pequeña parte de lo que costarían las otras opciones", ha continuado.
Por su parte, el científico del proyecto AOF, Harald Kuntschner, ha señalado que "ahora, incluso cuando las condiciones meteorológicos no son las óptimas, los astrónomos pueden seguir obteniendo una excelente calidad de imagen gracias a este sistema de óptica adaptativa".
Además, según han informado desde el observatorio europeo, el programa MUSE no es el único que se beneficiará del sistema AOF, sino que en un futuro próximo, otro sistema de óptica adaptativa llamado GRAAL se pondrá en marcha en el instrumento infrarrojo HAWK-I "afinando su visión del universo. Le seguirá más tarde el nuevo y potente instrumento ERIS".