Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Xbox Elite: el mando para profesionales y jugadores empedernidos

Xbox Elite, mando consola, Xboxcuatro.com

Si eres un jugón que está al tanto de las novedades relacionadas con el mundo de los videojuegos, habrás oído hablar del mando inalámbrico más lujoso que ha desarrollado Microsoft: Xbox Elite. Ofrece muchas posibilidades y está pensado para quienes le vayan a sacar partido: jugadores profesionales o aficionados que dedican horas y horas al competitivo juego online.

Este mando de Xbox One es una evolución del mando convencional de consola, contagiado por los modelos destinados a los jugadores profesionales (como el MLG Pro Circuit Controller de MadCatz para Xbox 360) e incluso los 'scuf', mandos tuneados para jugar a determinados juegos, sobre todo a Call of Duty.
El pad se puso en venta en España el pasado 27 de octubre a un precio de 150 euros y tiene un recorrido tan largo como la vida de la consola y los juegos que vayan a ser utilizados a nivel profesional o con una intensa "vida" online.
Ofrece muchas posibilidades, pero está pensado para quienes le vayan a sacar partido: jugadores profesionales o aficionados que dedican horas y horas al competitivo juego online.
DISEÑO Y CALIDAD LLAMATIVOS
Cuando se adquiere uno de estos mandos ciertamente lujosos, solo con la presentación del mismo ya se puede intuir qué se puede encontrar uno en este apartado. Para empezar viene con una funda que permite llevarlo a cualquier parte y que así se convierta en el "arma" que acompañe al jugador a cada batalla.
El mando tiene un acabado en goma texturada con un patrón en forma de diamante acompañado por ciertas zonas de plástico. De esta forma, una vez se coge con las manos, el agarre es sólido y se escurre menos, aún incluso con el sudor. Además, alrededor de los 'sticks' hay una cubierta de aluminio para que, con el roce del movimiento, no se levante el plástico.
El peso del aparato está estimado en unos 348 gramos (dependiendo de los accesorios que se usen), un incremento muy ligero respecto al mando de serie de Xbox One. Sigue siendo igual de cómodo y se siente más sólido y robusto.
Está compuesto por los botones propios de cualquier mando de Xbox, pero con ciertos añadidos. Por delante, los botones X, Y, A, B en la derecha; un 'joystick' en la izquierda y otro en la zona central derecha, la cruceta en la zona central izquierda, el botón de menú de Xbox y los botones de "start" y "back".
Aquí se añade un nuevo botón, el de los perfiles del mando: se pueden configurar todos botones a través del menú de Xbox One que quedarán guardados en el propio mando en dos perfiles diferentes. La configuración se realiza a través de la app "Accesorios de Xbox", gratuita para Xbox y PC.
En la parte superior del mando se encuentran los gatillos RT, LT, RB y LB. Además, en la parte trasera hay dos botones para limitar el recorrido de los gatillos, que pueden variar de posición con el dedo índice conforme lo requiera el juego al que se esté jugando. De esta forma, por ejemplo, si en Call of Duty no es necesario un comportamiento analógico del botón, se puede limitar y cambiarlo al jugar a otro género, por ejemplo, de coches, en el que conviene que haya un buen recorrido para el pedal
Por último, en la parte trasera, que es donde reside la mayor sorpresa, se sitúan cuatro nuevas palancas, dos a cada lado de los puntos de agarre del mando. Estas palancas, dos largas y dos cortas, se colocan por imán (al igual que todos los elementos intercambiables del mando) y sirven como botones adicionales que pueden pulsarse sin necesidad de levantar los pulgares de los 'joysticks'.
Por lo demás, el mando cuenta con su propia entrada para cascos y viene acompañado de una funda dura para guardarlo junto con a los recambios que incluye.
GRAN NIVEL DE PERSONALIZACIÓN
El diseño es en negro y gris, y ofrece un nivel de personalización bastante importante, en cuanto a la cruceta y los 'sticks'. Además, permite quitar totalmente las palancas traseras, si el jugador no las utiliza (en cuyo caso, se convierten en un incordio).
Todos los controles se sujetan mediante imanes lo suficientemente resistentes como para que con el uso habitual no se muevan ni se desprendan por accidente, pero también para que no cueste un esfuerzo quitarlos cuando se deseen cambiar.
Incluidos en el pack vienen 6 'sticks' de diferentes formas e, incluso, alturas: dos controles normales de Xbox, dos más altos y dos últimos cóncavos de goma, del estilo de los del Dualshock 4 de PlayStation. Aunque vengan dos a dos, son totalmente configurables uno a uno, de manera que se adaptan a todo tipo de jugadores, modos de juego y juego.
En cuanto a la cruceta, son dos las que vienen para intercambiar, la estándar en forma de cruz y una circular que permite un control más exhaustivo del movimiento en juegos como los de lucha gracias a esos tramos aplanados.
¿ALGÚN PUNTO NEGATIVO?
Una pega que se le puede poner es que el mando no cuenta con una batería, sino que funciona a través de 2 pilas AA. A pesar de ello, es compatible con el Kit Carga y Juega de Xbox One, pero a quien le interese tendrá que hacer el desembolso por separado ya que se compra aparte.
EN RESUMIDAS CUENTAS
Es un mando con todas las características de un producto 'premium' profesional, también el precio, que lo alejan del cliente genérico. Sin embargo, quienes quieran ir un paso más allá, compitan o no, encontrarán un producto que merece la pena, tanto por materiales, como por nivel de personalización.
Debido a todas sus posibilidades, al aumento ligero de peso y al material usado, puede haber quien tarde más en acostumbrarse a él, pero basta con ir probando diferentes combinaciones de controles para encontrar el que más se adapte a cada uno. Si lo comparamos con el mando "estándar", Elite permite que cada jugador encuentre la configuración que sea perfecta para él.
Los jugadores de PC también podrán adquirir el mando y jugar con él desde Windows 7 en adelante, pero habrá que descargar los controladores de la web de Xbox e instlarlos manualmente.