Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La consistencia construye la cohesión en el reino animal

Un nuevo estudio dirigido por la Universidad de Bristol, en Reino Unido, revela que los peces con personalidades consistentes tienen más éxito en los grupos sociales y mejor en ayudar a construir bancos de arena más herméticos. La investigación, cuyos resultados se publican en 'Scientific Reports', proporciona evidencia de por qué la consistencia es ventajosa en un entorno animal real en lugar de en un modelo teórico.
Los resultados arrojan más luz sobre intentos de comprender cómo y por qué ciertos rasgos de personalidad evolucionan con el tiempo o en situaciones. El director del estudio, el profesor Christos Ioannou, experto en el comportamiento colectivo de los animales de la Universidad de Bristol, explica: "No es sólo la forma de actuar, sino la consistencia con la que se hace lo que determina el éxito y la cohesión del grupo".
Una amplia gama de animales --desde los bancos de peces, a los enjambres de langostas y las cebras en el Serengeti-- viven en grupos sociales estrechamente coordinados. Esto puede ayudar a evitar la depredación y a encontrar comida, pero la coordinación colectiva que requiere puede ser un desafío.
Se ha sabido durante algún tiempo que los animales individuales tienen personalidades distintas y funciones claras dentro de los grupos sociales, lo cual puede ser importante en la coordinación del grupo. Sin embargo, los investigadores han visto ahora que los individuos también muestran claras diferencias en cómo de consistentes son en esas personalidades: algunos on predecibles y consistentes, mientras que otros pueden ser más erráticos en sus acciones y reacciones.
Este último estudio, financiado por Leverhulme Trust Early Career Fellowship, muestra que las personalidades consistentes pueden ser beneficiosas en los contextos sociales. Mediante experimentos de laboratorio con el pez espinoso, su equipo encontró que, independientemente de cómo de valiente es un pez, es más probable que un individuo congruente dé el primer paso como líder. Igualmente, los individuos coherentes son más propensos a coordinar con el líder uniéndose a él. Como resultado, cuanto más consistentes son estos individuos, obtienen un porcentaje mayor de alimentos disponibles.
Con personalidades consistentes haciendo mejores líderes y mejores seguidores, los grupos compuestos por individuos consistentes tienen más cohesión, lo que permite al grupo a tomar mejores decisiones. También es más fácil emerger como líder y seguidor, por lo que el grupo está más coordinado.