Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cometa Chury se formó mucho después que el Sistema Solar

Astrofísicos de la Universidad de Berna concluyen que el cometa Chury -67P/Churyumov-Gerasimenko- no obtuvo su forma de pato durante la formación de nuestro sistema solar hace 4.500 millones de años.
Aunque contiene material primordial, han sido capaces de demostrar que el cometa en su forma actual apenas tiene unos mil millones de años.
Según los datos de la sonda espacial Rosetta, los científicos han asumido hasta ahora que el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko se originó en la fase inicial de nuestro sistema solar. Su peculiar estructura en forma de pato hubiera resultado de una suave colisión de dos objetos hace unos 4.500 millones de años.
Pero basándose en nuevas investigaciones, Martin Jutzi y Willy Benz de NCCR PlanetS y el Centro de Espacio y Habitabilidad (CSH) de la Universidad de Berna, junto con sus colegas, han llegado a una conclusión diferente.
Como resultado de dos estudios publicados en la revista especializada Astronomy & Astrophysics, el astrofísico Martin Jutzi explica que "es improbable que un cuerpo como Chury haya sobrevivido durante tanto tiempo sin daño" y que sus simulaciones por computadora lo demuestran.
Si las suposiciones del actual modelo "estándar" del origen de nuestro sistema solar son correctas, una fase inicial tranquila fue seguida por un período en el cual cuerpos grandes adquirieron velocidades más altas y produjeron colisiones más violentas. En un primer estudio, los científicos calcularon cuánta energía se necesitaría para destruir una estructura como Chury en una colisión.
Como resultado, Chury tiene un punto débil; La conexión entre las dos partes - el cuello entre la cabeza y el cuerpo. "Hemos encontrado que esta estructura puede ser destruida fácilmente, incluso con colisiones de baja energía", resume Martin Jutzi. Willy Benz compara el cuello del cometa con el tallo de una copa: "Un lavavajillas tiene que limpiar muy suavemente, de modo que el tallo del vidrio no se rompa", dice el astrofísico. Obviamente, el sistema solar no manejó este aspecto con tanto cuidado.
El nuevo estudio muestra que cometas como Chury experimentaron un número significativo de colisiones con el tiempo, cuya energía habría sido suficiente para destruir una estructura de bi-lóbulo. Por lo tanto, la forma no es primordial, sino que se ha desarrollado a través de colisiones durante miles de millones de años.
"La forma actual de Chury es el resultado del último gran impacto que probablemente ocurrió en los últimos mil millones de años", dice Martin Jutzi. El Chury en forma de pato es por lo tanto mucho más joven de lo que se pensaba.
La única alternativa sería que el modelo estándar actual de la evolución temprana del Sistema Solar no sea correcto y había menos objetos pequeños de lo que se pensaba anteriormente. En este caso no habría habido tantas colisiones y Chury habría tenido la oportunidad de mantener su forma primordial. "Por el momento, pensamos que la forma de Chury es el resultado de muchas colisiones, y que el modelo estándar no necesita ser revisado", dice Jutzi.
NUEVA FORMA, MISMO CONTENIDO
En el segundo artículo, Jutzi y Benz investigan exactamente cómo la forma actual de Chury podría haber resultado de una colisión. En sus modelos informáticos, tenían objetos pequeños con un diámetro de 200 a 400 metros que se estrellaban en un cuerpo rotatorio de aproximadamente cinco kilómetros, en forma de una pelota de rugby.
La velocidad de impacto estaba en el rango de 200 a 300 metros por segundo, lo que claramente excede la velocidad de escape para objetos de este tamaño (aproximadamente 1 metro por segundo). Sin embargo, la energía involucrada es todavía muy inferior a la de un impacto catastrófico en el que una gran parte del cuerpo es pulverizada. Como resultado, el blanco se desgarró en dos partes, las cuales, debido a los efectos de su fuerza gravitacional mutua, se fusionaron posteriormente en una estructura con dos partes, una estructura como Chury.
¿El resultado de esta investigación contradice el conocimiento previo de que los cometas consisten en material primordial al menos tan antiguo como nuestro sistema solar? "No", dicen los investigadores. Sus simulaciones por computadora muestran que la energía de impacto relativamente pequeña no calienta ni comprime el cometa globalmente.
El cuerpo sigue siendo poroso y el material volátil que estaba contenido en él desde el principio es retenido. En relación con Chury, estas propiedades se pueden medir de forma convincente con la sonda espacial Rosetta. "Hasta ahora, se ha asumido que los cometas son bloques de construcción originales - similares a un Lego", dice Willy Benz. "Nuestro trabajo demuestra que los bloques de Lego ya no tienen su forma original, pero el plástico en el que consisten sigue siendo el mismo que en el principio".