Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ciberguerrilla, la táctica que busca desestructurar la seguridad de un país o corporación

Las obras de ciencia ficción como Terminator han utilizado el concepto de ciberguerra para imaginar historias en las que las máquinas luchan contra los humanos. Sin embargo, es mucho más verosímil pensar en que los conflictos generados en Internet no los empiece una inteligencia artificial como Skynet, sino que los haga la mano del hombre.
"Es bastante probable que las guerras del futuro comiencen en el ciberespacio para luego acabar, cómo no, con artillería, infantería e I+D asociado a la destrucción" advierte el Global Retail Product Manager de Panda Security, Hervé Lambert, en un comunicado difundido por la empresa de ciberseguridad.
Aunque el término de ciberguerra suene a futurista y a ciencia ficción, sí es cierto que ya se están sintiendo los primeros pasos de este tipo de conflicto en el presente. Prueba de ello es la ciberguerrilla, es decir, acciones que llevan a cabo grupos organizados o servicios de inteligencia para desestructurar la seguridad de un país o corporación.
Un buen ejemplo de ello fueron los ataques del ransomware WannaCry durante el mes de mayo, o más recientemente el que protagonizó Petya en Ucrania, o incluso los ataques de denegación de servicio (DDoS). Estos ciberataques demostraron cómo un programa malicioso puede extenderse en cuestión de minutos y desestabilizar los sistemas internos de grandes empresas.
Otro gran referente de la ciberguerrilla son los bulos y las falsas noticias, debido a que la desinformación siempre ha sido un elemento clave en la lucha entre civilizaciones. Por ello, como apuntan desde Panda Security, no es de extrañar que en los últimos años hayan surgido webs en las que se difunden noticias falsas para generar una corriente de opinión. No obstante, grandes corporaciones de Internet como Twitter o Facebook han prometido luchar contra el auge de las 'fake news' en sus redes.
En el peor de los casos, la contratación de mercenarios y ciberterroristas podría llegar a causar un conflicto internacional no solo en Internet, sino en el mundo real. Desde Panda Security entienden que no es para nada disparatado pensar en grupos organizados de cibercriminales que, financiados por gobiernos, ataquen a la red de seguridad de algunas naciones a cambio de dinero.
En el caso de que alguna de estas redes cayese, la vulnerabilidad del país sería tan grande que no podría defenderse ante agresiones externas. Ejemplo de ello es un informe del British American Information Council, que afirma que los submarinos nucleares de la Royal Navy británica son vulnerables a un ciberataque mientras están en la superficie.
Por ello, desde Panda Security consideran que no hay que preguntarse si el mundo está preparado para una ciberguerra, sino hasta qué punto somos conscientes de que vivimos en un estado de ciberguerrilla que podría desencadenar algo peor.