Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las personas más altas tienen un riesgo mayor de sufrir cáncer

El hombre más alto con el hombre más bajo en LondresEFE

Las personas más altas tienen más riesgo de desarrollar tumores cancerígenos.  Un reciente estudio realizado por institutos suecos revela este dato que vincula la estatura con el cáncer, aunque sin explicar las razones.  Los investigadores han monitorizado a más de cinco millones de personas y han llegado a la conclusión de que por cada 10 centímetros de altura, el riesgo aumenta un 18 % en mujeres y un 11% en los hombres.

Los investigadores del Instituto Karolinska, en Suecia y la Universidad de Estocolmo, han seguido a hombres y mujeres suecas entre 1938 y 1991 por lo que este es el estudio númericamente más representativo realizado hasta ahora sobre el cáncer.
Los estudiosos han cruzado las fechas de nacimiento, el sexo y la altura con la incidencia de tumores. De estos datos han constatato que a medida que los individuos eran más altos aumentaba la incidencia de cáncer, según lo que publica la web de SkyNews.
Además, yendo más a lo específico, los datos han revelado también que las mujeres más altas tienen un 20% de posibilidades añadidas de sufrir un tumor de mama y que la relación entre altura y cáncer es particularmente fuerte para el melanoma, el más letal del cáncer de piel.
Los investigadores han aclarado que estas conclusiones por el momento no tienen ninguna aplicación práctica, pero sería muy útil entender las razones.
Por ahora, hipotizan, a cuestiones hormonales y otros factores que influyen en el crecimiento, pero también en aumentar el riesgo de enfermar de cáncer.
También especulan si existen mutaciones genéticas que relacionan la altura con los tumores y otra hipótesis, es la alimentación en edades tempranas que influyen en el crecimiento y desarrollo, pero también en el riesgo de cáncer.