Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuatro bomberos madrileños crean un detector de humo portátil e inalámbrico

Cuatro bomberos de Madrid han creado un dispositivo portátil capaz de operar como un detector de incendios sin instalación y sin cables. El dispositivo, llamado Detector Madrid, funciona a pilas y está a la venta a un precio de 69 euros.
Este aparato pretende convertirse en "una nueva tecnología que acerca la prevención y seguridad al hogar", han afirmado sus creadores a través de un comunicado. Este dispositivo portátil se cuelga sobre el dintel de la puerta y detecta el humo de incendios de forma autónoma.
Según cifras de la Asociación Nacional de Protección contra Incendios (NFPA), cada año mueren más de 200 personas por inhalación de humos, principal causa de muerte para las víctimas de incendios de interiores. Criticando que la legislación en este sentido "es insuficiente", Roberto García, uno de los cuatro creadores de Detector Madrid, ha recordado que "en Francia o Reino Unido el uso de estos dispositivos de seguridad domiciliaria es obligatorio".
Uno de los sectores de población para los que este dispositivo está especialmente indicado son las personas mayores, principalmente por la "facilidad extrema" de su uso y porque "está pensado para ser colocado sin ningún tipo de obra ni mantenimiento". "Son dos detectores fotoeléctricos que se ubican en el dintel de la puerta, sitio estratégico y paso natural del humo, cubriendo las dos áreas por las que puede venir el humo, y si lo detecta, avisa a los miembros de la casa con una señal sonora de 85 decibelios", ha explicado García.
Además, se trata de un sistema puntual, digital e inteligente capaz de discriminar el humo de partículas pequeñas como el que se produce mientras se cocina. "Un dispositivo normal suele cubrir unos 60 metros cuadrados del hogar, pero con un único detector en toda la casa, se puede llegar hasta 80 con Detector Madrid", aclara el bombero. El siguiente objetivo de estos cuatro inventores es la internacionalización de la patente de este aparato para seguir avanzando en la mejora de su sistema.