Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un médico español descubre una cura para la enfermedad de los pobres

Oriol Mitjàcuatro.com

El investigador español, Oriol Mitjà del Instituto de Salud Global (ISGlobal) de Barcelona ha demostrado que la administración de una sola dosis de azitromicina, un antibiótico oral de bajo coste, es suficiente para erradicar en cinco años el pian, una enfermedad tropical crónica en 13 países pobres que afecta a miles de niños.

El hallazgo de Oriol Mitjà, publicado este jueves en la revista 'The New England Journal of Medicine', ha permitido validar la estrategia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para curar y evitar la propagación del pian a través de una sola dosis oral, ha informado el ISGlobal en un comunicado.
Los investigadores han demostrado que si se administra una dosis de azitromicina a toda la población se logrará reducir la transmisión y prevalencia de la enfermedad en pocos años, lo que culminaría con su erradicación en 2020.
Demostrar esta eficacia empíricamente era uno de los requisitos exigidos por la OMS para seguir con la campaña de erradicación del pian, que afecta principalmente a la piel y los huesos de los niños y que, a largo plazo, puede producir deformaciones severas.
El pian es una enfermedad de la piel que provoca úlceras y alteraciones en los huesos, deformándolos.

La enfermedad casi desconocida para el mundo desarrollado, la sufren unas 500.000 personas sobre todo niños de países del tercer mundo.
Durante cerca de un año --desde abril de 2013 hasta mayo de 2014--, los investigadores llevaron a cabo una campaña de tratamiento masivo que abarcó las 28 aldeas que existen en la isla de Lihir (Papúa Nueva Guinea), donde la infección por pian es muy elevada.
Todas las personas mayores de dos meses fueron tratadas con una dosis única de azitromicina oral, alcanzando una cobertura del 84% de la población total, estimada en 16.092 personas.
Tras el tratamiento masivo inicial, los investigadores regresaron a las aldeas cada seis meses para realizar un seguimiento de casos de pian activo a través del examen clínico de la piel de todos los residentes en el momento de la campaña.
Al final del estudio, observaron que la prevalencia de la enfermedad pasó del 2,4 por ciento antes del tratamiento al 0,3 por ciento a los doce meses, mientras que los portadores de la enfermedad disminuyeron del 18,3 por ciento al 6,5 por ciento.
"Aunque será necesario mantener la vigilancia y los esfuerzos de tratamiento para alcanzar niveles de cero casos", los datos confirman el potencial de la estrategia de la OMS --conocida como la estrategia Morges-- para erradicar la enfermedad, ha explicado el autor principal del estudio e investigador de ISGlobal, Oriol Mitjà.
UNA SOLA PASTILLA
El equipo de ISGlobal, liderado por Oriol Mitjà y Quique Bassat, demostró en 2012 por primera vez que una sola pastilla del antibiótico bastaba para curar a una persona con pian.
Este descubrimiento abrió las puertas a que la OMS volviera a considerar su erradicación para 2020, tras el fracaso del primer intento realizado en las décadas de los 50 y 60.