Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

A uno de cada cinco adolescentes le piden fotos comprometidas en Internet

sexting, acoso sexual, acoso sexual en la red, sexo onlinecuatro.com

Uno de cada cinco adolescentes españoles, el 21,2 por ciento, ha recibido alguna petición de una foto comprometida. Atendiendo al sexo, los porcentajes son similares entre chicos y chicas, pero hay un aumento del riesgo en las edades más avanzadas de la adolescencia. De hecho, casi 1 de cada 2 de los nacidos en 1995 han recibido estas peticiones.

Estos datos forman parte del estudio 'Retos ético-pedagógicos en entornos virtuales. Análisis de la realidad y propuestas educativas' del Grupo de Investigación de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) 'El quehacer educativo como acción'.
Este estudio nacional sobre el uso de Internet y las redes sociales de los adolescentes españoles (de 12 a 18 años), dirigido por el catedrático José Antonio Ibáñez-Martín, se ha llevado a cabo durante el curso académico 2012-2013.
El porcentaje sobre ciberacoso del estudio es "aún más alarmante" si se observa el reducido número de adolescentes que acudiría a sus padres en tal situación: un 15,7 por ciento.
Además, quienes obtienen mejores notas son más propensos a acudir a sus progenitores (24,4 por ciento), frente a los que tienen una media inferior a 5 (9,6 por ciento), "lo que nos llevaría a identificar en este grupo el mayor colectivo de riesgo".
Asimismo, según esta investigación, uno de cada cuatro jóvenes de 18 años ha enviado alguna vez una foto comprometida por Internet. "Tampoco es baladí el porcentaje de quienes han recibido propuestas de carácter sexual por correo electrónico, SMS, foro o chat, pues en términos generales supera a las peticiones de fotos comprometidas y alcanza el 28,8 por ciento; es decir, prácticamente 1 de cada 3 jóvenes españoles de entre 12 y 18 años". Aunque no planifican el tiempo de conexión a Internet, la mitad de la población infanto-juvenil emplea en la Red de 1 a 3 horas diarias.
INTIMIDAD EN LAS REDES SOCIALES
De acuerdo con los autores del estudio, "Internet y más directamente las redes sociales están difuminando las líneas de la intimidad; la posibilidad de compartirlo prácticamente todo dificulta a los adolescentes la comprensión de lo que debe compartirse con amigos, familiares, conocidos, así como la delimitación de ámbitos: laboral, escolar, social, familiar, público y privado, y la diferenciación de lo sustancial de lo accesorio".
Un 34,2 por ciento de los adolescentes encuestados afirma que cuenta cosas de ellos mismos o de su familia en Internet. Según la investigación, más de la mitad de los adolescentes españoles (el 55,1 por ciento) admite que o bien no ha pensado o bien no considera probable que lo que escribe en la red tenga consecuencias para el futuro.
"Si los expertos tradicionalmente han recomendado la visualización compartida y comentada de la televisión en el entorno familiar, este requerimiento se nos muestra hoy más imprescindible aún si cabe. A pesar de ello, la realidad nos muestra el escaso acompañamiento que los padres realizan de la navegación y las relaciones sociales virtuales de sus hijos". De hecho, el estudio arroja que en el 57 por ciento de los casos los padres no tienen acceso al perfil de sus hijos.
Otras variables manejadas por el grupo de investigación de UNIR apuntan a que el 17 por ciento de jóvenes entre 12 y 18 años ha quedado con alguien a quien sólo conocía a través de la red. Este porcentaje sube al 45,7 por ciento en jóvenes de 18 años.
MENTIRAS EN EL PERFIL
Sobre la predisposición de los adolescentes a decir la verdad en las redes sociales, la muestra refleja que casi siete de cada diez reconoce que miente en su perfil.
En otro orden de cosas, el 43,2 por ciento afirma que Internet puede ser una ayuda para conseguir buenas notas y uno de cada tres de los encuestados se opone a que los profesores compartan las redes sociales con los alumnos, aunque el 60 por ciento de los adolescentes reconoce tener en su red social a algún profesor.
Los autores de la investigación hacen hincapié en los "desafíos" que se abren en el entorno de la ética y que tienen que ver con la responsabilidad, la relación educativa, las normas de comunicación en la red y la honestidad en la presentación de la información, por lo que consideran "vital" diseñar unas adecuadas estrategias educativas.
El Grupo de Investigación, dirigido por el catedrático José Antonio Ibáñez-Martín y constituido por los profesores José María Ariso, Carmen Caro, Ignacio Ceballos, Francisco Esteban, Juan García Gutiérrez, Daniel Moreno, Jesús Plaza y David Reyero, y el secretario Juan Luis Fuentes, ha participado desde UNIR en diversos proyectos nacionales e internacionales.