Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El académico Sánchez Ron critica la "trágica" situación de la ciencia en España y pide más atención en la educación

El historiador de ciencia y académico de la RAE José Manuel Sánchez Ron, ha criticado la "trágica" situación que vive España con respecto a la ciencia y ha pedido una mayor atención y cuidado de aquellas "asignaturas básicas para cualquier comprensión futura de la ciencia", como son las matemáticas, la física o la química, sobre todo en la enseñanza primaria y secundaria.
"Donde se juegan las cartas de una sociedad es en la educación", ha expresado en una entrevista con Europa Press el doctor en Física por la Universidad de Londres, que no obstante no culpa a la sociedad española de esta situación.
"La sociedad española es consciente de que su vida actual y futura depende y está relacionada de manera muy íntima con la ciencia", subraya Sánchez Ron, pues a su juicio, la falta de interés de los ciudadanos por este campo está motivada por la ausencia de "recursos suficientes" que les hagan ver que "la ciencia es una parte importante de la cultura y que, además, es entretenida".
El físico acaba de publicar, junto al historiador Miguel Artola, miembro de la Real Academia de la Historia, 'Ciencia. Lo que hay que saber' (Espasa), libro en el que ambos ofrecen "una visión de la naturaleza que engloba de una manera básica y elemental el conocimiento científico presente y pasado", y en el que abordan la historia de disciplinas científicas como la biología, la física, la química, las matemáticas, la astronomía o la medicina. Este ensayo está dirigido a cualquier persona de cualquier edad, tanto sepa de ciencia como no, incluso expertos y especialistas.
LA CIENCIA COMO CULTURA
Además de criticar la falta de interés por la ciencia por parte de los españoles, el académico ha reivindicado un papel más importante para esta disciplina. "La ciencia y la investigación científica ha sido, y es, una de las asignaturas pendientes de España", ha expresado Sánchez Ron, que atribuye esta situación a la crisis económica. "La crisis afectó notablemente a la ciencia en lo que se refiere a presupuesto, financiación de la ciencia, el I+D+i --añade--. Se dice que la crisis está desapareciendo, sin embargo, no parece que eso se aplique a la ciencia".
En este sentido, el físico ha criticado las "apariencias" del actual Gobierno con respecto a su preocupación por la investigación científica: "La Secretaría de I+D+i depende del Ministerio de Economía, lo que habla por sí solo, cuando históricamente, la investigación tuvo un Ministerio propio". "Si lo que prima es fundamentalmente la razón económica, que siempre esta ligada al presente y no al proyecto de futuro de un país, entonces la ciencia lo llevará muy mal", opina.
Por este motivo, ha reivindicado que la ciencia sea considerada también cultura, pues en su opinión, la cultura no es patrimonio "único" de escritores, cineastas y artistas, sino también de la ciencia. "¿Qué entendemos por Cultura en España?", se queja Sánchez Ron, que también se queja de que "los programas culturales que atraen financiación y mucha atención" están relacionados con el cine, la música, los museos o la literatura, por ejemplo, pero no sobre ciencia.
EL HALLAZGO Y/O DESCUBRIMIENTO CIENTÍFICO MÁS IMPORTANTE
A su juicio, para entender bien la ciencia hay que comenzar por "las vigas", que son, según él, las matemáticas, ya que éstas son, tal y como explica, una serie de relaciones lógicas entre conceptos que permiten entender el universo. "Partiendo de las matemáticas, después vendría la física, que permite entender el movimiento, las fuerzas", prosigue el experto, para añadir que después vendría la química, al ser la disciplina que sirve para "entender la vida y los procesos biológicos" y de ahí pasar a la astronomía y los periodos zoológicos. El historiador termina este resumen nombrando una última especialidad: la vida humana, materia que ocupa el último episodio del libro y que incluye cuestiones relacionadas con la medicina, la salud, enfermedades o la evolución.
La vida humana es, precisamente, según asegura Sánchez Ron, "lo más complicado" de entender por el ser humano. "Históricamente, uno de los problemas más importantes y de resolver se encuentra en nosotros mismos, el pequeño universo que llevamos en nosotros mismos, me refiero al cerebro", detalla el físico, que afirma que el número de combinaciones posibles entre las neuronas "es comparable al número de estrellas que se supone existen en el universo".
En cualquier caso, el historiador reconoce que se está produciendo en la actualidad una "revolución" en el campo científico, pero también en el tecnológico, cuyo "epicentro" se encuentra en las ciencias biomédicas. "Ha sido una revolución que ha sucedido a las revoluciones científicas que tuvieron lugar a lo largo del siglo XX en la Física, con la revolución relativista y la cuántica", dice.
Precisamente, es la Teoría de la Relatividad General de Albert Einstein, de 1915, el hallazgo científico que más le "maravilla" de todos los que han tenido lugar en la historia de la ciencia, aunque admite que el "más importante" por lo que ha aportado a la ciencia es el sistema matemático de Euclides, de hace unos 300 años a.C., a su parecer, "uno de los grandes pilares sobre los que está construido el pensamiento científico", así como las leyes de Newton y las teorías de Einstein.
En cambio, preguntado sobre los descubrimientos científicos más relevantes del siglo XXI, el académico señala "la constatación de que existen células madre". "Ese tipo de unidad biológica me parece un hallazgo sorprendente cuyas consecuencias pueden ser de muy largo alcance", considera el físico, que también hace referencia a cómo han cambiado las relaciones humanas como consecuencia de la globalización.
En cuanto al futuro, el académico espera que los próximos descubrimientos científicos guarden relación con la ingeniería genética, la teoría de la Evolución de Charles Darwin o el descubrimiento de que hay vida en otro planeta. "Me gustaría alguna mañana levantarme y leer en un periódico que se han recibido señales que muestran que existe ese tipo de vida inteligente", sentencia.