Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los aborígenes australianos son los descendientes directos de los primeros habitantes del continente

Australia tiene una de las historias más largas de ocupación humana continua fuera de África, pero se desconocía quiénes eran exactamente las primeras personas que se asientan allí, una cuestión que tiene implicaciones políticas obvias y ha sido muy debatida durante décadas. Ahora, el primer estudio genómico global de los aborígenes australianos revela que son, de hecho, los descendientes directos de los primeros habitantes de Australia y se separaron de sus vecinos de Papúa hace unos 37.000 años.
El estudio, que se publica este miércoles en 'Nature', revela otros hallazgos importantes sobre las primeras poblaciones humanas. La investigación es el resultado de una estrecha colaboración entre los equipos de investigación internacionales y representantes de las comunidades aborígenes australianas, con seis investigadores del Instituto Suizo de Bioinformática SIB.
El poblamiento temprano de Australia y la posterior historia de la población del continente ha sido un tema de debate científico durante décadas. Hasta este estudio, la inferencia demográfica se basa sólo en tres genomas australianos aborígenes; uno se derivó de un mechón de pelo (tomado de un individuo fallecido), y los otros dos de líneas celulares cuya procedencia no está clara.
Recientemente, con la asistencia de coautores aborígenes australianos, un equipo internacional de científicos secuenció 83 genomas de aborígenes australianos modernos y 25 genomas de papúas modernos. Los equipos de investigación usaron estos datos genómicos y los combinaron con datos lingüísticos para caracterizar el poblamiento de Australia.
A menudo se ha planteado la hipótesis de que los antepasados ??de los papúes modernos y los australianos tendrían que haber salido de África mucho antes que cualquier otra población para llegar a Nueva Guinea y Australia hace aproximadamente 47.000 años, como sugiere el registro fósil. Sin embargo, los investigadores descubrieron que esto probablemente no es así, sino que se estima que hace unos 72.000 años, una población ancestral común a los aborígenes australianos, europeos y asiáticos del este abandonó el continente africano.
El director del trabajo, Laurent Excoffier, del Instituto Suizo de Bioinformática de SIB y la Universidad de Berna, en Suiza, explica: "Las discusiones han sido intensas sobre en qué medida los aborígenes australianos representan una salida independiente fuera de África a la de los asiáticos y los europeos. Nos encontramos con que, una vez que se tiene en cuenta una mezcla con los humanos arcaicos, la gran mayoría de la composición genética de los aborígenes de Australia proviene de la misma salida de África que otros no africanos".
LA POBLACIÓN ABORÍGEN ANCESTRAL, ESTRUCTURADA HACE 31.000 AÑOS
El trabajo revela también que los aborígenes australianos habrían divergido de la papúes hace 37.000 años, mucho antes de que Nueva Guinea y Australia se separaran geográficamente, hace 10.000 años. "Los aborígenes australianos han sido objeto de un misterio científico", afirma el autor principal, el profesor Eske Willerslev, del Centro de Geogenética con sede en Copenhague, la Universidad de Cambridge y el Instituto Sanger.
"¿Como llegaron ahí? ¿Cuál era su relación con otros grupos? Y ¿cómo cambia su llegada nuestra comprensión de cómo se extienden las poblaciones? Tecnológicamente y políticamente, en realidad no ha sido posible responder a estas preguntas hasta ahora", agrega este investigador.
Aunque los autores encontraron pruebas de flujo de genes entre los grupos de la muestra, la población ancestral de los aborígenes australianos comenzó a estructurarse hace unos 31.000 años, creando así la diversidad genética observada en la actualidad.
La primera autora del artículo, la profesora adjunta Anna-Sapfo Malaspina, del Instituto Suizo de Bioinformática SIB, el Centro de Geogenética de Copenhague y la Universidad de Berna, dice: "La diversidad genética entre los aborígenes australianos es increíble. Tal vez porque el continente está habitado desde hace mucho tiempo por aborígenes australianos, nos encontramos con que los grupos del desierto del suroeste de Australia son más genéticamente diferentes de los grupos del noreste de Australia que son, por ejemplo, los nativos americanos y los siberianos, y esto es dentro de un mismo continente".