Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Uber despide a su responsable de conducción autónoma por posible espionaje industrial a Waymo (Google)

La empresa de movilidad Uber Technologies ha despedido al responsable de división de conducción autónoma, Anthony Levandowski, por un posible caso de espionaje industrial sobre la unidad de conducción automatizada Waymo, de Alphabet (Google).
La compañía señaló que esta decisión se produce a raíz de que Levandowski no cumpliera con la orden judicial de entregar documentos relacionados con una disputa legal entre Uber y la división Waymo de Alphabet.
Uber contrató a este directivo con el fin de que ayudara a la compañía a competir con rivales como Waymo en la carrera por la tecnología de conducción autónoma. Esta situación provocó una disputa judicial y el pasado mes de abril lo reemplazó, hasta que finalmente ha decidido despedirlo.
Levandowski trabajó con anterioridad en Waymo, que le acusa de haber robado secretos comerciales y de haber descargado más de 14.000 documentos antes de abandonar dicha compañía. Ante las acusaciones, el ingeniero se ha acogido a la famosa Quinta Enmienda, aferrándose a su derecho de no incriminarse a sí mismo.
Uber y Waymo se encuentran en la actualidad en una competición a la hora de desarrollar la tecnología que se espera que revolucione la forma en la que las personas utilizan los automóviles. La acusación de la filial de Alphabet está relacionada con la tecnología Lidar, que detecta los objetos y todo lo que rodea al coche.
Desde Waymo afirman que Levandowski recibió un pago en acciones por valor de más de 250 millones de dólares (227 millones de euros al cambio actual) por fichar por Uber, así como una parte de los 680 millones de dólares (618 millones de euros) que ésta pagó por el vehículo de conducción autónoma que desarrolló después de dejar Google.