Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Telescopios buscarán en 2017 la sombra que dé la razón a Albert Einstein

Un conjunto de telescopios formará un ojo gigante en primavera de 2017 para estudiar si el agujero negro de la Vía Láctea es como lo predijo Albert Einstein y su teoría de la relatividad general.
"Lo que buscamos no es una descripción de la gravedad, sino la descripción que pase a ser la que describa nuestro universo", explica Dimitrios Psaltis, profesor de Astronomía en la Universidad de Arizona, que participa en el proyecto Event Horizon Telescope.
Para hacer esos cálculos, los investigadores tendrán que ver lo que hasta ahora ha sido invisible. Pero, ¿cómo capturas exactamente la imagen de un gigantesco abismo negro gigante? "No lo haces, --dijo Psaltis.--. Tomas una foto de su sombra".
Los remolinos alrededor de Sagitario A son partículas cargadas que han sido expulsadas de la superficie de estrellas cercanas. Moviéndose a velocidades supersónicas, esas partículas se calientan millones de grados para formar una masa brillante de plasma, o "disco de acreción", alrededor del borde del agujero negro antes de que sean engullidas.
"El plasma está tan caliente que en realidad está brillando en las ondas de radio detectadas por los telescopios", dijo Psaltis. "Pones un agujero negro delante de ese plasma brillante y obtienes una sombra, obtienes una silueta".
Pero, como descubrió el equipo de efectos especiales de la película 'Interstellar', producir una imagen realista de un agujero negro es enormemente lento, informa en un comunicado la Universidad de Harvard, impulsora principal del proyecto. Ansioso por acelerar el proceso, Psaltis y su equipo aumentaron las prestaciones de la tarjeta gráfica de su ordenador, la placa de circuito que controla cómo aparecen las imágenes en la pantalla.
"Programamos esos chips para ofrecer sus prestaciones en presencia de un agujero negro. Nuestros códigos son tan rápidos que ahora usamos un tipo de Xbox para controlar el proceso con nuestras manos porque no hay manera de escribir lo suficientemente rápido para hacerlo".
Si la imagen que Psaltis y sus colegas producen es perfectamente redonda, indicara que Einstein estaba totalmente acertado en su predicción. Pero si la imagen comienza a deformarse y doblarse, significa que su teoría podría necesitar algunos ajustes.
"Ese bonito círculo que ves aquí tiene un tamaño particular, tiene una forma particular sólo porque la teoría de Einstein nos lo dijo", dijo Psaltis, señalando una simulación en su pantalla (imagen adjunta). "Si la teoría es diferente, tanto el tamaño como la forma serán diferentes".
"La forma de la sombra puede usarse para decirnos exactamente cómo se ve ese campo gravitatorio fuera de ese agujero negro", agregó. "Y midiendo eso, podremos decir si lo que predice la teoría de Einstein es acertada al 100 por ciento, o si hay pequeños ajustes que necesitamos agregar para poder obtener una descripción correcta".
El proyecto Event Horizon Telescope propone hasta 2022 combinar instalaciones milimétricas/submilimétricas existentes y proyectadas con alta sensibilidad y alta resolución angular, ubicadas alrededor de la Tierra, para observar el entorno más próximo al agujero negro supermasivo de la Vía Láctea, Sagitario A, con resolución angular comparable a su horizonte de sucesos.