Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sony sacrificó la cámara en PS4 para ser más barata que Xbox One

Sony presenta la nueva PlayStation 4Gtres

Sony decidió no incluir una cámara en la nueva PlayStation 4 para que la consola fuese más barata en el mercado que su gran rival, Xbox One. De esta forma, la compañía japonesa ha podido establecer en 399 dólares el precio de su nueva consola, 100 dólares menos que Xbox One. Sin embargo, con esta decisión Sony ha relegado la cámara como un dispositivo accesorio por lo que no todos los juegos se beneficiarán de sus virtudes y los usuarios tendrán que desembolsar un dinero extra para hacerse con ella.

La estrategia de Sony con su nueva generación de PlayStation, PS4, el pasado 20 de febrero fue no mostrar la consola y centrarse en el contenido que podía ofrecer. Sin embargo, la japonesa también estaba esperando a ver qué pasos había dado su principal rival, Microsoft, en su nueva generación, para así poder adelantarse en el mercado en el momento en el que ambas consolas salieran.
Así, no fue hasta la pasada feria E3 cuando Sony mostró al mundo el hardware de PS4, donde la propia consola y el controlador –ya mostrado en febrero– eran los únicos elementos físicos de la nueva generación. Sony sorprendió con un precio 100 dólares menos que Xbox One y con una política distinta, en principio, en cuanto a los juegos de segunda mano. Sin embargo para conseguir diferenciarse de su competidor tuvo que hacer algunos sacrificios.
Según han confirmado varias fuentes, Sony decidió prescindir de una cámara en PS4 para poder tener un precio inferior a Xbox One. Al contrario que Microsoft, la japonesa no ha contado con una cámara incluida en el pack con la consola y el mando de PS4. Así, la cámara será un complemento adicional como en la actual generación lo es PlayStation Eye o PlayStation Move.
Una de las características de las que presumía PS4 en su presentación era la posibilidad de utilizar el nuevo DualShock 4 como PS Move en algunos juegos. Una cámara permitirá registrar la profundidad de la estancia en la que se produce la partida, de forma que localiza en tres dimensiones la ubicación del mando y su barra de luz. El objetivo es interpretar la información para que DualShock cuente con funciones similares a las de Move y además sea compatible con él. La cámara que acompaña al DualShock también dispone de un total de cuatro micrófonos, que permitirán la interacción por voz.
Sin embargo, para que los usuarios puedan disfrutar de esta posibilidad tendrán que comprar la cámara por separado, lo que supondrá una inversión de aproximadamente 60 dólares, según recoge IGN, para adquirir este periférico.