Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Solares industriales, nuevos espacios para capturar CO2 atmosférico

Antiguas áreas industriales --áreas de escombros pedregosos, normalmente consideradas tierras improductivas--- podrían ser una herramienta vital en la lucha contra el cambio climático.
En la reunión anual de la 'British Ecological Society' que se celebra esta semana en Liverpool, Reino Unido, investigadores revelan que los suelos urbanos tienen un enorme potencial sin explotar para eliminar el dióxido de carbono de la atmósfera, siempre y cuando se gestionen en serio.
Según el doctor Mark Goddard, de la Universidad de Newcastle, en Reino Unido: "El suelo bajo nuestros pies es un importante reservorio para el carbono. Nuestra investigación demuestra que no debemos descuidar los suelos contaminados porque tienen un enorme potencial de captura de carbono a través de un proceso llamado "carbonatación".
La carbonatación implica la combinación de calcio --que es abundante en los suelos de antiguas áreas industriales que contienen residuos de demolición como polvo de hormigón y cal-- con CO2 atmosférico para formar carbonato de calcio (calcita). Pero mientras que las grandes cantidades de carbono orgánico encerrado en las turberas se han acumulado muy lentamente, el carbono inorgánico en la calcita puede formarse muy rápidamente en los suelos de antiguas áreas industriales, haciéndolas más útiles para reducir el CO2 atmosférico.
Como parte del proyecto interdisciplinario SUCCESS financiado por 'Engineering and Physical Sciences Research Council' (EPSRC), el equipo examinó 21 antiguas áreas industriales en Tyneside y Teesside. En un sitio --Science Central, en el corazón de Newcastle-- midieron los niveles de carbono del suelo durante un periodo de 18 meses.
LA CARBONATACIÓN, UN PROCESO GENERALIZADO EN TERRENOS INDUSTRIALES
Los investigadores encontraron que una hectárea de suelo urbano puede capturar hasta 85 toneladas de carbono atmosférico al año. "Una gestión adecuada de menos de 12.000 hectáreas de tierra urbana para maximizar la formación de calcita podría eliminar un millón de toneladas de CO2 de la atmósfera cada año", explica el profesor David Manning, del proyecto SUCCESS.
Reino Unido tiene 1,7 millones de hectáreas de tierra urbana. Si se gestionaran de forma proactiva sólo 700.000 hectáreas, se podría satisfacer el 10 por ciento de la reducción anual de CO2 fijada como objetivo para Reino Unido. También examinaron la vida vegetal y los animales de los sitios, así como su potencial para la reconstrucción, la educación y la producción de alimentos, con nuevos descubrimientos.
Encontraron una gran variedad de sitios --desde un hospital recientemente demolido con escombros de ladrillo y unas pocas valientes plantas colonizadoras y tempranas-- hasta sitios exindustriales abandonados que ahora sustentan una gran variedad de vida silvestre, incluyendo ciervos, alondras, chorlitejo grande, insectos raros y orquídeas.
"Encontramos que la carbonatación es generalizada en terrenos industriales y que estos suelos también pueden soportar una amplia variedad de plantas. Grabamos más de 180 especies de plantas en los 21 sitios", destaca Goddard. "Los resultados tienen importantes implicaciones para la forma en que desarrollamos nuestros jardines, así como nuestros pueblos y ciudades", añade.
El equipo del proyecto SUCCESS está ahora diseñando suelos artificiales para capturar la mayor cantidad posible de CO2 y realizando experimentos para determinar qué plantas son las mejores a la hora de canalizar el carbono de la atmósfera hacia el suelo a través de la fotosíntesis.