Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Satélites revelan una 'corriente en chorro' en el núcleo de la Tierra

Una corriente en chorro dentro del núcleo de hierro fundido de la Tierra ha sido descubierta por científicos que utilizaron los últimos datos de satélite para crear una visión en radiografía del planeta.
El investigador principal, el Phil Livermore, de la Universidad de Leeds, dijo: "Los satélites Swarm de la Agencia Espacial Europea están proporcionando la más nítida imagen de rayos X del núcleo. No sólo hemos visto esta corriente en chorro claramente por primera vez, sino que entendemos por qué está ahí".
"Podemos explicarlo como una banda de aceleración de hierro fundido que circunda el Polo Norte, al igual que la corriente en chorro en la atmósfera", dijo en un comunicado Livermore, de la Escuela de la Tierra y Medio Ambiente en el Leeds.
Debido a la ubicación remota del núcleo, bajo 3.000 kilómetros de roca, los científicos lo estudian desde hace muchos años midiendo el campo magnético del planeta, una de las pocas opciones disponibles.
Las investigaciones anteriores habían encontrado que los cambios en el campo magnético indicaban que el hierro en el núcleo externo se movía más rápido en el hemisferio norte, en su mayoría bajo Alaska y Siberia.
Ahora, los nuevos datos de los satélites Swarm han revelado que estos cambios son producidos por una corriente en chorro que se mueve a más de 40 kilómetros por año.
Esto es tres veces más rápido que las velocidades de núcleo y cientos de miles de veces más rápido que la velocidad a la que las placas tectónicas de la Tierra se mueven.
La misión Swarm de la Agencia Espacial Europea cuenta con un trío de satélites que miden simultáneamente las diferentes señales magnéticas que vienen del núcleo de la Tierra, el manto, la corteza, los océanos, la ionosfera y la magnetosfera. Ellos proporcionaron la más clara información sobre el campo magnético creada en el núcleo.
El estudio, publicado en la revista Nature Geoscience, encontró que la posición de la corriente en chorro se alinea con un límite de entre dos regiones diferentes en el núcleo. El chorro se debe probablemente a líquido del núcleo que se mueve hacia el límite entre los dos lados.
El Co-autor Rainer Hollerbach, de la Facultad de Matemáticas de Leeds, dijo: "Por supuesto, se necesita una fuerza para mover el líquido hacia el límite. Esta podría ser proporcionada por la flotabilidad, o quizás más probablemente por un cambio en el campo magnético dentro del núcleo".