Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hágase un robot usted mismo y disfrútelo en su casa

Con sus enormes ojos negros apagados, son unos robots que parecen muy buena compañía. Sin embargo, si suena la música empiezan a calentar motores a su ritmo, encienden sus esferas oculares y ya no hay manera de pararlos. Cien robots bailando tan sincronizados que es difícil detectar algún fallo. Todos se llaman "Robi" y como asegura su orgulloso padre, el ingeniero japonés Tomotaka Takahashi, espera que formen parte de nuestras vidas como el teléfono móvil. Y si siempre han soñado con tener uno, esta es su oportunidad. Eso sí: tendrán que construirlo. Porque las 75 piezas que componen a "Robi" se pueden ir comprando por fascículos semanales que -no se preocupen- explican paso por paso ese proceso. Si lo completan -avisamos de que la colección sale por unos 1.000 euros- tendrán un nuevo miembro en su familia que, como mínimo, le pondrá ojitos y como pareja de baile, seguro que no les falla nunca.