Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Inventan un dispositivo para no olvidar a los niños en el coche

Remmy, olvida niño en coche,niños deshidratados en coche,peligros de niños en coche,invento italiano seguridad niños en cochecuatro.com

Muchos han sido los casos de padres que olvidan durante horas a sus hijos pequeños en el interior del coche. Un buen número han terminado en tragedia, pero para evitar nuevos casos, unos padres de familia italianos han inventado un dispositivo.  El aparato se conecta a la toma del mechero del vehículo y emite un sonido, a modo de recordatorio, al apagarse el motor.

Una pequeña empresa italiana, Remmy, ha desarrollado un dispositivo útil para evitar más muertes infantiles por los olvidos de padres estresados que dejan a sus hijos en el coche.
El aparato de pequeñas dimensiones se conecta a la toma del mechero que tienen todos los coches, hasta los más antiguos y a la sillita del bebé.
Tiene un sensor que advierte cuando el niño se mueve de su sillita, pero además advierte al conductor cuando se apaga el motor, que el niño está a bordo, según ha publicado Il Corriere della Sera.
El sensor de peso se coloca debajo de la sillita del bebé comunica al aparato central si la silla está vacía o si está sentado en ella.  "Una señal sonora reclama la atención del conductor recordando la presencia del pequeño en el coche", ha explicado el inventor Michele Servalli.
El dispositivo utiliza dos pilotos LEDS, azul y verde, que señalan el correcto funcionamiento del aparato y también señaliza la presencia del niño en su sillita.
Esta función en caso de que se quiera silenciar para evitar que el niño se despierte.
Unos 600 niños han muerto sofocados después de ser olvidados durante horas en los coches por sus padres, el 90% tenían menos de tres años. Esta cifra ha hecho pensar a dos técnicos, también padres, de cómo evitar estas tragedias.