Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Google avanza en su misión por llevar Internet a todo el mundo con su ‘Proyecto Loon’

Google avanza en su misión por llevar Internet a todo el mundo con su ‘Proyecto Loon’REUTERS

Google continúa avanzando en su ambicioso proyecto de llevar Internet a todos los rincones del mundo. El denominado 'Proyecto Loon', que ha encontrado poderosos aliados en los grandes operadores de telefonía de Indonesia, hace uso de globos aerostáticos lanzados a la estratosfera como torre de comunicación para proveer conexión a Internet en un radio de 40 km en la superficie de la Tierra situada inmediatamente debajo de cada globo. De este modo, esperan que en 2016 puedan formar un anillo o entramado que cubra una importante región del planeta donde hasta el momento es impensable la conexión.

La ambición del gigante de la tecnología, Google, no se fija límites a la hora de embarcarse en proyectos de innovación y desarrollo. Con su potencial económico y la enorme flota de trabajadores cualificados que tiene a su cargo, continúa, más cerca que nunca, intentando completar la misión de llevar Internet a todos los rincones del mundo. Llegar a donde parece impensable, ese es el objetivo que se han propuesto y en el que trabajan desde que en 2013 anunciasen el denominado 'Proyecto Loon', fecha en la que lanzaron los primeros 30 globos aerostáticos a la estratosfera equipados con novedosas tecnologías para funcionar a modo de torre de comunicación, ofreciendo Internet a los dispositivos que se ubicasen debajo, en la superficie, dentro de su zona de acción.
Concretamente, cada globo está dotado de dos transceptores de radio que reciben y envían flujos de datos, un sistema de control de altitud para controlar el globo en función de las circunstancias meteorológicas y el viento, un computador de vuelo y un localizador GPS para tener constancia en todo momento de su ubicación.
Además, cuenta con unos paneles solares que son imprescindibles para que todo el dispositivo funcione y se mantenga alimentado con su energía. De hecho, tal y como informa Mike Cassidy, vicepresidente del proyecto, en declaraciones recogidas por BBC, han "mejorado mucho" en este aspecto hasta ahora. "En los primeros días, los globos duraban entre cinco y 10 días, pero ahora han llegado a los 187", explicó.
Además, no solo en la autonomía han conseguido importantes progresos, sino también en el proceso de lanzamiento, donde afirma que mientras "antes necesitaban 14 personas y un par de horas para lanzar un globo", ahora con una grúa automática pueden lanzar "uno cada 15 minutos con la ayuda de 3 personas".
Por todo ello, asumen el proyecto con optimismo, estimando que en 2016 podrían tener ya "cerca de 300 globos para hacer una cadena continua alrededor del mundo".
De esta manera, los globos, que ya han viajado millones de kilómetros alrededor del mundo, formando un anillo o entramado continuado, podrían proveer acceso a Internet con garantías sin interrupciones y con una calidad que alcanza ya la capacidad del 4G, ofreciendo hasta los 10 megabits por segundo. Además, cada globo serviría para suministrar conectividad a la Red a un área de 40 kilómetros de diámetro, estando este situado inmediatamente debajo del mismo, en la superficie terrestre.
La idea, que supone toda una apuesta por minimizar de una vez por todas el impacto de la denominada 'brecha digital', no ha tardado en llamar la atención de importantes compañías telefónicas, como las tres grandes operadores de Indonesia, que ya se han aliado con Google para llevar Internet a las zonas más inaccesibles de la región.