Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Pentágono incorpora un destructor 'invisible' a su flota

Un buque de superficie de diseño revolucionario y última tecnología, el USS Zumwalt (DDG 1000), ha sido botado en los astilleros Bath Iron Works, Maine, para integrarse a la US Navy.
Su llamativo casco, que recuerda al diseño de un submarino emergido más que a un buque de superficie, está pensado para tener un bajo perfil de detección por radar, hasta el punto de pasar en los monitores por un simple barco pesquero.
Además, el Zumwalt incorpora un sistema de energía integrado (IPS) para proporcionar energía eléctrica para los servicios de propulsión y de la nave. El IPS genera aproximadamente 78 megavatios de energía, casi lo que genera un portaaviones de propulsión nuclear, para satisfacer las necesidades de energía eléctrica de la nave y proporcionar capacidad adicional para dar cabida a los futuros sistemas de armas e informática, según un comunicado de la US Navy.
El Zumwalt es mucho más grande que los destructores de hoy en día. Con 14.500 toneladas y 185 metros de largo y 24 de ancho, Zumwalt es 30 metros más largo y 4 metros más ancho que un destructor de la clase Arleigh Burke. Sin embargo, su tripulación es de 147 personas, frente a 285 de un destructur estadounidense convencional.
El barco, cuyo coste se estima en 3.400 millones de dólares, cubrirá ahora un viaje de tres meses hasta su puerto base en San Diego, California, y se espera que sea completamente equipado y dotado para su integración como nave operativa en la flota en 2018.
Una curiosidad. El capitán del barco se llama James Kirk, igual que el de la nave Enterprise de la saga Star Trek.