Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Parte de la radiación difusa de rayos X no tiene fuente conocida

El cohete sonda DXL (Diffuse X-ray emission from the Local galaxy) de la NASA ha revelado un misterioso grupo entero de rayos X que no proceden de ninguna fuente conocida.
Las dos fuentes conocidas de emisión de rayos X son el viento solar, el mar de material solar que llena el sistema solar, y la Burbuja Caliente Local, un área teorizada de material interestelar caliente que rodea nuestro sistema solar.
"Demostramos que la contribución de rayos X desde el intercambio de carga de viento solar es de aproximadamente el cuarenta por ciento en el plano galáctico, e incluso menos en otros lugares", dijo Massimiliano Galeazzi, astrofísico de la Universidad de Miami y uno de los autores del estudio. "De modo que el resto de los rayos X debe venir de la Burbuja Caliente Local, lo que demuestra que existe", ha añadido.
Sin embargo, DXL --un pequeño cohete sonda que voló unos minutos sobre la atmósfera de la Tierra en 2012-- también midió unos rayos X de alta energía que no podían venir del viento solar o la Burbuja Caliente Local.
"A energías más altas, estas fuentes contribuyen a menos de una cuarta parte de las emisiones de rayos X", dijo Youaraj Uprety, autor principal del estudio y astrofísico de la Universidad de Miami, en el momento en que se realizó la investigación. "Así que hay una fuente desconocida de los rayos X en este rango de energía", dice en un comunicado de la NASA.
"La temperatura de la burbuja caliente local no es lo suficientemente alta como para producir rayos X en este rango de energía", dijo Uprety. "Así que nos quedamos con una pregunta abierta sobre la fuente de estos rayos X", ha concluido.