Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 60% de los niños británicos se sienten tristes sin Internet

los adultos pueden estar preocupados por la fuerte conexión emocional de los niños a Internet.ARchivo

El 60 % de los menores de 12 años o menos aseguran que si no contaran con conexión a Internet se sentirían tristes, mientras que el 48 % afirma que se sentirían solos.

Internet se ha convertido en una herramienta fundamental para muchos usuarios. En el trabajo, desde casa o en 'smartphones' y 'tablets', la Red ofrece acceso a la información y al ocio de los usuarios. Sin embargo, un consumo elevado de Internet puede crear "adictos a la Red", del mismo modo que se crea dependencia a determinadas sustancias, y cada vez más la adicción a Internet sigue creciendo. Pero el problema surge cuando son los niños quienes se vuelven adictos a Internet.
El proyecto Digital Futures realizado por la consultora Intersperience -y recogido por el diario británico The Telegraph- encuestó a 1.000 jóvenes en el Reino Unido con edades comprendidas entre los ocho y los 16 años sobre el impacto de Internet en sus vidas. Este estudio encontró que el apego emocional a la web es incluso más fuerte con los adolescentes.
El 60 por ciento de las personas con edades comprendidas entre 12 y 16 años afirmó que se sentiría triste sin conexión a Internet, mientras que el 48 por ciento aseguró que se sentiría solo si no tuviese acceso a la web.
Los niños menores de 12 años se han convertido en "sofisticados usuarios de Internet". Un 74 por ciento acceden a la Red para jugar online, el 65 por ciento para hacer sus deberes y más de un tercio buscan productos para comprar o vender. Además, los adolescentes también están utilizando la web para consultar los precios de la ropa u otros artículos de moda.
Por su parte, el presidente de Intersperience, Paul Hudson asegura que el hecho de que los niños tengan un fuerte apego emocional a Internet es a menudo considerado como algo negativo. Sin embargo, " es perfectamente natural para una generación cuya vida social es en gran parte online", asegura.
Concluye asegurando que aunque los adultos pueden estar preocupados por la fuerte conexión emocional de los niños a Internet, el estudio muestra que, lejos de perder el arte de la conversación, los niños prefieren chatear con sus amigos en persona.