Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La NASA capta una nueva imagen en profundidad del cráter Occator de Ceres

La zona más brillante de Ceres se destaca en medio de un terreno oscuro y lleno de cráteres en una nueva vista de la nave espacial Dawn de la NASA, tomada al mirar hacia el lado del planeta enano.
Dawn sacó esta imagen el 16 de octubre, desde su quinta órbita científica, en la que el ángulo del sol era diferente al de las órbitas anteriores. Dawn estaba a unos 1.480 kilómetros sobre Ceres cuando esta imagen fue tomada, una altitud que la nave espacial había alcanzado a principios de octubre.
El cráter Occator, con su región central brillante y áreas secundarias, menos reflexivas, aparece bastante prominente cerca del borde de Ceres. Con 92 kilómetros de ancho y 4 de profundidad, Occator muestra evidencia de actividad geológica reciente. La última investigación sugiere que el material brillante en este cráter está compuesto de sales que quedan después de que un líquido salobre emergió de abajo, se congeló y luego se sublimó, lo que significa que se convirtió de hielo en vapor.
El impacto que formó el cráter hace millones de años desenterró material que cubrió el área fuera del cráter, y puede haber desencadenado el surgimiento de líquidos salados.
Los científicos de la misión Dawn también han publicado una imagen de Ceres que se aproxima a cómo los colores del planeta enano aparecerían al ojo humano. Esta visión, producida por el Centro Aeroespacial Alemán en Berlín, combina imágenes tomadas de la primera órbita científica de Dawn en 2015, utilizando los filtros rojo, verde y azul de la cámara fotográfica. El color se calculó en base a la forma en que Ceres refleja diferentes longitudes de onda de luz.
La nave espacial ha reunido decenas de miles de imágenes y otra información de Ceres desde que llegó en órbita el 6 de marzo de 2015. Después de pasar más de ocho meses estudiando Ceres a una altitud de unos 385 kilómetros, más cerca que la Estación Espacial Internacional de la Tierra, Dawn se dirigió a un punto de vista más alto en agosto. En octubre, mientras la nave espacial estaba a su altitud de 1.500 kilómetros, envió imágenes y otros datos valiosos sobre Ceres.
El 4 de noviembre, Dawn comenzó su camino a una sexta órbita de ciencia, que estará a más de 7.200 kilómetros de Ceres.
Mientras la nave necesitaba hacer varios cambios en su dirección mientras giraba en espiral en sus órbitas anteriores en Ceres, los ingenieros han descubierto una manera para que la nave espacial llegue a esta próxima órbita mientras el motor de iones empuja en la misma dirección que Dawn se mueve. Esto utiliza menos combustible de hidracina y xenón que en las maniobras espirales normales de Dawn. Dawn debería llegar a esta siguiente órbita a principios de diciembre.
Un objetivo de la sexta órbita científica de Dawn es refinar las mediciones previamente recogidas. El espectrómetro de rayos gamma y de neutrones de la nave espacial, que ha estado investigando la composición de la superficie de Ceres, caracterizará la radiación de rayos cósmicos no relacionados con Ceres. Esto permitirá a los científicos restar el "ruido" de las mediciones de Ceres, haciendo la información más precisa.
La nave espacial está en buen estado, ya que continúa operando en su fase de misión extendida, que comenzó en julio. Durante la misión primaria, Dawn orbitó y logró todos sus objetivos originales en Ceres y el protoplaneta Vesta, que la nave espacial visitó de julio de 2011 a septiembre de 2012.