Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las nubes azules en la Antártida alertan del cambio climático

NASA, nubes azules, Antártida, cambio climáticocuatro.com

Llegan las nubes azules a la Antártida, un fenómeno normal, pero que este año también es un mensaje de aviso. Lo dicen los científicos de la NASA que aseguran que parecen una señal del cambio climático, porque han aparecido antes de lo habitual y alcanzan zonas más extendidas.

Las habituales nubes de un azul eléctrico llegaron el pasado 20 de noviembre y comenzaron a cubrir el continente blanco, mucho antes de lo habitual.
Los científicos de la NASA han monitorizado el fenómeno de las nubes que se arremolinan en el polo sur del planeta. Desde 2009, este fenómeno cada vez comienza antes, lo que -según los expertos- es una señal del cambio climático.
Las nubes más altas de la Tierra se forman al borde del espacio, a unos 83 kilómetros sobre la superficie terrestre y están sembradas de meteoritos desintegrados.
Een los últimos años las nubes azules han comenzado a llegar cada vez más temprano, esta vez como una pequeña nube noctilucente que se expandió por todo el polo sur.
Hace años para verlas había que desplazarse hasta el mismo polo, mientras que actualmente se pueden ver desde los estados de Colorado y Utah, en EEUU, más cercanos a la línea ecuatorial.
Los investigadores advierten que esto puede ser una señal del cambio climático, provocado por el efecto invernadero a causa del exceso de gas metano en la atmósfera.
"El metano se abre paso en la atmósfera superior" y entonces se "oxida por una compleja serie de reacciones para formar vapor de agua", que, por su parte, hace crecer los cristales de hielo, que forman las nubes", asegura el profesor de la Universidad de Hampton James Russell, miembro del laboratorio de Física Espacial de Colorado.