Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El hombre que dijo 'no' a Mark Zuckerberg no se arrepiente

Joe Green el primero de derecha a izquierda junto a varios amigos de Harvard, entre ellos, Mark Zuckerberg, (extremo opuesto).Archivo

Joe Green compartió habitación con Mark Zuckerberg en la universidad de Harvard y cuando llegó el momento no quiso mudarse a Silicon Valley para realizar el proyecto que lo convirtió en millonario.

Fue testigo de cómo nació el proyecto de Facebook cuando era apenas una idea. Sin embargo el joven rechazó la invitación del fundador de la famosa red social y aunque reconoce que fue un error de 400 millones de dólares no se arrepiente.
Green no quiso mudarse con su amigo a Silicon Valley para no darle un disgusto a su padre que no veía con buenos ojos las últimas iniciativas de su hijo. Así que prefirió seguir en el ambiente universitario, según contó a la cadena de televisión estadounidense ABC.
Zuckerberg y Green se habían metido en un proyecto que los llevó a poner en peligro sus carreras universitarias y el segundo no dudó en decir no a esta nueva aventura que terminó por convertir a su compañero en portada de Forbes y en el millonario más joven del mundo.
En lugar de seguir a Zuckerberg y a su 'pandilla' a Silicon Valley, Green siguió su pasión por la política y trabajó para el político demócrata, John Kerry, durante la campaña presidencial del 2004.
Green, a pesar de no haberse sumado es un entusiasta de la red social y alaba su potencial para unir personas, en causas políticas, benéficas o simplemente para interactuar con sus amigos.
"No se puede ignorar", dice Green. "Es como ignorar la televisión o hacer caso omiso, ya sabes, mail. Se ha convertido en una parte tan integral de la vida de las personas."
El joven que tiene una empresa para obtener fondos con fines solidarios consiguió 50 millones de dólares el pasado año gracias también a una aplicación en la red social de Zuckerberg que sugiere a amigos colaborar.
El compañero de habitación del famoso Mark Zuckerberg no se arrepiente de la decisión que tomó en 2004, porque él ha encontrado su propia causa.