Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Unen el cráneo de un bebé a su cuello al sufrir un accidente de tráfico

Jackson Taylor es un bebé australiano de 16 meses que ha vuelto a la vida tras un accidente de tráfico. Viajaba junto a su hermana de 9 años y su madre cuando chocaron contra otro turismo. El pequeño se llevó la peor parte. Su cabeza se separó de manera interna del cuello por la fuerte colisión. En el hospital de Brisbane, los médicos lograron lo que parecía imposible reconstruyendo tejidos, vértebras dañadas, uniendo la cabeza con el cuello. "Muchos niños no habrían sobrevivido a este accidente, y si así hubiera sido, se habrían quedado paralítico o sin respiración", dice uno de los cirujanos. El agradecimiento de sus padres es infinito.