Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Investigadores estadounidenses crean un nuevo protocolo de internet de rápida respuesta para emergencias

Investigadores del Instituto de Tecnología de Rochester (RIT), en Nueva York, han creado un nuevo protocolo de red, llamado Multi Node Label Routing (MNLR), que permitirá desarrollar una nueva conexión de internet de alta velocidad y la capacidad de enviar y recibir grandes cantidades de datos.
Según expone el instituto estadounidense en su web, este nuevo protocolo está específicamente indicado para casos de emergencias, ya que pretende incrementar el flujo de información entre los servicios que acuden al lugar del incidente y los responsables al cargo de las oficinas de gestión de emergencias para la toma de decisiones.
Los problemas de conexión a internet tras un desastre ya se han experimentado en varias ocasiones, como fueron los casos de los huracanes Irene y Sandy, en los que los responsables de emergencias no pudieron compartir información crítica con rapidez. Esto se debió a causas como la sobresaturación del servicio, ya que las personas afectadas también están muy activas en internet tras un desastre para estar en contacto con sus seres queridos, o los cambios en la conectividad de la zona que se desencadenaron tras los incidentes.
REACCIÓN INMEDIATA ANTE CAÍDAS
El equipo del RIT, formado por los profesores Nirmala Shenoy y Erik Golen, un profesor visitante y cinco estudiantes, ha trabajado con el protocolo MNLR, que se caracteriza por un mecanismo de reacción inmediata ante caídas. Si una conexión falla, este nuevo protocolo busca rápidamente otra vía de contacto alternativa. Además, es capaz de funcionar por encima de los demás protocolos de internet existentes, garantizando así una conexión sin interrupciones.
La raíz del funcionamiento de esta conexión de emergencias es que no depende de las rutas descubiertas por los protocolos BGP ni OSPF, sino que lo hace basándose en las etiquetas asignadas a los routers, que trasladan la conectividad estructural y relacional entre routers. Nirmala Shenoy explicó que MNLR "tiene una complejidad mucho más baja que los actuales protocolos de ruta", ya que "las etiquetas y protocolos aprovechan la relación de conectividad existente entre routers".
En una prueba realizada con el servicio de emergencias 911 estadounidense, los investigadores del RIT verificaron que su nuevo protocolo tardó menos de 30 segundos en reanudarse tras sufrir problemas de conectividad, mientras el protocolo BGP necesitó de 150 segundos, aproximadamente.